Skip to content

KHY y Death & Legacy: las voces femeninas se apoderan de la Sala Changó

Hace 1 año 0

Hoy, sábado 25 de febrero, no es un día cualquiera, y es que vamos a disfrutar en riguroso directo de un concierto de KHY, la banda encabezada por Patricia Tapia (Mägo de Oz). Antes de volver a internarse en el estudio para grabar su cuarto álbum, el que será sucesor de “Génesis”, los seis miembros de KHY han querido reunirse de nuevo con sus fans realizando una gira por el país. Esta vez vienen teloneados por Death & Legacy, que desde Zamora nos traen un sonido a caballo entre el metal melódico y el metal extremo, y llevan bajo el brazo su segundo LP, “Silence”, estrenado el pasado octubre.

Ante las puertas de la Sala Changó, unos cuantos seguidores de ambas bandas, y también algunos fans de Mägo de Oz, hacen cola desde hace ya unas horas. Son las siete de la tarde, y aún falta una hora para que nos den paso al recinto. A medida que pasan los minutos y crece la fila, también lo hace la impaciencia entre los asistentes. En torno a las ocho, por fin nos dan acceso a la sala, amplia, bien equipada, preparada para recibir grandes cantidades de decibelios.

Sin más dilación, a las 20:30 comienza el show. Turno de la banda telonera. Con una estética muy compenetrada, los cinco miembros de la banda zamorana salen al escenario. Carlos Casas a la batería, Jesús Cámara y Manu Acilu a las guitarras, Hugo Rodríguez al bajo y Ely Álvarez a la voz: ellos son Death & Legacy, y se les ve preparados para ofrecernos un directo a la altura de las circunstancias. Arrancan con un enérgico “Deliver Us From Evil” de su último trabajo “. En este tema, ya nos dejan ver el corte de la banda. La voz melódica de Ely, aderezada con los guturales de Jesús y en ocasiones de Hugo, junto con ritmos y riffs pesados propios de una buena banda de metal, forman los ingredientes básicos del grupo. Continúan con “As I Die”. Aunque el recinto aún está semivacío, los zamoranos hacen que parezca lo contrario. Tras presentarse al público, el grupo continúa con “Start to Fall”, potente tema de su primer LP, “Burning Death”, que incita constantemente al “headbanging”.
Le llega el turno a “Through the Mirror”, de su segundo álbum. A estas alturas ya nos ha dado tiempo a apreciar que la banda rebosa pasión y saber hacer por doquier. Llegamos ahora a uno de los temas con más fuerza del setlist: “Time To Die”, de su primer disco. Apreciamos aquí la animada actitud de Manu, que parece disfrutar al máximo con cada nota. “¡Arriba esos cuernos!” es la seña distintiva de este tema. Tras un agradecimiento a Krea y KHY, viene “Silence”, canción homónima de su segundo LP, que para nada hace honor a su título. La banda anima a la sala, que poco a poco empieza a llenarse más. Desde “Silence” enlazan directamente con “Burning Death”, tema homónimo esta vez de su primer CD. Ely juega con las cuerdas del bajo de Hugo, lo que nos deja ver el buen rollo entre los miembros del grupo. Para terminar, la banda nos deleita con su single “What Never Will Be”, que va acompañado de la proyección de su videoclip, dirigido por el inconfundible Mario Ruiz de Krea. Los zamoranos cierran definitivamente el setlist con “Rise”, de su primer LP, tras el que solo nos cabe decir: “¡Wow!”.

Un comienzo fuerte, pero esto no ha hecho más que empezar. Nos queda aún disfrutar de KHY que, a diferencia de otras bandas, no nos hacen esperar demasiado. Antes de que comiencen, vemos cómo algunos fans de las primeras filas se ponen diademas fluorescentes, como si siguieran una especie de ritual propio de sus conciertos.

Una introducción apoteósica da paso a todos los miembros de la banda. Óscar López a la batería, Juan Guadaño al teclado, Dani Castellanos y Juanjo Alcaraz a las guitarras y David A. Nosel (Ars Amandi) al bajo. Todos, menos Patri, que aún está tras el escenario. Cuando comienzan los primeros acordes de “En el nombre de Dios”, aparece, con su habitual actitud sobre el escenario. Aunque al inicio el sonido no es muy bueno, la banda ya nos deja ver su potencial de banda de rock, y Patricia ya nos asombra con su torrente vocal. El listón se mantiene con “Frente a frente”, gran tema de su tercer álbum, “Génesis”, al igual que el anterior. En “Promesas Olvidadas”, pegadizo tema de su segundo álbum “Irrompible”, Patri ya muestra todos sus dotes como cantante lírica. El siguiente tema es “Nunca más”, del primer LP, “Volver a creer”. Como si de una niña se tratase, Patricia se desenvuelve por el escenario como si fuera un parque de juegos. En “Cerca de la rendición” destaca sobre todo el solo de guitarra. Uno de los momentos más memorables viene con “Nada importa” (Génesis), y es que el público, a modo de sorpresa, empezó a lanzar globos de colores, que ya estuvieron presentes durante todo el concierto. Tampoco podía faltar la desgarradora “Me cuesta respirar” (Génesis). Todos los miembros de la banda hacen alarde de una gran profesionalidad sobre el escenario. En ocasiones, el humo nos dificulta la visión y las fotografías, sin llegar a impedirnos disfrutar. El tema termina con unos acordes de Juanjo. Tras él, Patricia decide dedicar el siguiente tema a Laura, y lo hace de forma muy emotiva. El tema no es otro que “Left Outside Alone”, una cover cañera de Anastacia. Comienza cantando sentada en el monitor central, para después unirse al resto de la banda.  Turno ahora de “Pequeñas almas” (Génesis), que refleja la crueldad de la realidad en sus letras. “Víctimas sin piedad, niños sin libertad para escoger”, rezan sus líricas.

Este es el concierto de las dedicatorias”, bromea Patricia. Por esto, decide dedicar “En mis sueños” (Génesis) a Vicky.  Aquí, vemos como derrocha energía hasta el extremo, como si nunca se le agotaran las pilas. Llegamos ahora al momento “tierno y bonito” con “Cuando se apague la luz” (Génesis), cuya letra está compuesta por Txus DiFellatio (Mägo de Oz). El público grita: está claro que lo estaban esperando. Patri aprovecha para presentar a Juan Guadaño a los teclados, con el que comienza ella sola el tema. Su voz consigue ponernos el vello de punta. Piano y voz forman un conjunto emocionante para dar paso a una power ballad con el resto de la banda, dejando claro que estamos ante una de las joyas del setlist.

Atención ahora, porque vamos a presenciar algo único. Ese algo es “Mother”, uno de los primeros temas que Patricia compuso, a sus 22 años. Se la dedica a todo el público, pero en especial  a su madre, que se encuentra entre los asistentes. Pero no es la única. Cuál es nuestra sorpresa, que a nuestro lado nos encontramos al padre del bajista, entusiasmado grabando a su hijo. Y la verdad es que no está tocando nada mal. Nos toca ahora pasar “Miedo” con este tema de Génesis. Patri no deja de sorprendernos con su voz desgarrada y casi gutural.

Como los fallos técnicos son a veces inevitables, pero lo importante es saber salir de ellos, Patricia aprovecha uno de estos fallos en la guitarra de Juanjo para presentar a la banda. Tras esta presentación, KHY da caña con “Al otro lado del papel”, de su primer trabajo. Este tema va dedicado a una persona que acaba de salir de una situación complicada. El público aplaude, compadeciéndose de dicha situación. La última dedicatoria de la noche va para Rubén y Pili, que pronto serán padres. Para ellos va “Wicked Game”, una versión de un tema de Chris Isaak que KHY sabe llevarse a su terreno. Y lo hacen de una forma excelente, aportando su propio estilo pero preservando la esencia del original. El fin del setlist llega con el mítico “Vidas en ruinas”, tema de “Irrompible”, con el que el público salta, canta, da palmas, y en definitiva enloquece. Patricia no pierde oportunidad de acercarse a las primeras filas y de animar al público. La banda tampoco pierde ocasión de demostrar su compenetración y su buen hacer.

El setlist ha llegado a su fin, pero el público aún  no está dispuesto a marcharse: aún tiene ganas de un último subidón de adrenalina. Este subidón llega primero con “En mi locura” (Volver a creer), y después con el ya convertido en himno “Revolución” (Génesis), un tema con una dosis extra de energía positiva. Tanto la banda como el público se dejan el alma en cada nota. No hay un solo asistente que no se venga arriba coreando y saltando. “Grita fuerte y déjame oír tu voz”, canta Patri. ¡Y vaya si se oye! Habremos vuelto afónicos, pero con una sensación muy fuerte de estar vivos, de no tener miedo, de hacer lo que queremos y de verdad sentimos. Después de esta locura final, la banda se despide.

Hoy, sábado 25 de febrero, no ha sido un día cualquiera. Hemos disfrutado de dos “female fronted bands” excepcionales que, además de demostrarnos que “el metal no solo es cosa de hombres”, nos han dejado muy buen sabor de boca. ¡Muy grandes!

Setlist Death & Legacy

  • Deliver us from evil
  • As I die
  • Start to Fall
  • Through the Mirror
  • Time to Die
  • Silence
  • Burning Death
  • What never will be
  • Rise

Setlist Patricia Tapia Khy

  • En el nombre de Dios
  • Frente a frente
  • Promesas olvidadas
  • Nunca más
  • Cerca de la rendición
  • Nada importa
  • Me cuesta respirar
  • Left outside alone
  • Pequeñas almas
  • En mis sueños
  • Cuando se apague la luz
  • Mother
  • Miedo
  • Al otro lado del papel
  • Wicked game
  • Vidas en ruinas

Encore

  • En mi locura
  • Revolución

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*