Skip to content

20 años de metal sinfónico se respiraron en la Sala Arena

Hace 2 años 0

Cae la noche en un frío 4 de marzo. A las puertas de la Sala Arena de Madrid, ya hacen cola unos cuantos fans del grupo madrileño. Hoy se celebran los 20 años de trayectoria musical de Dark Moor, una banda de power metal sinfónico con trazas de metal neoclásico fundada por el guitarrista Enrik García. Su nombre, “Páramo Oscuro” en inglés, fue adoptado de la novela “El sabueso de los Baskerville” de Arthur Conan Doyle, y se refiere a un lugar donde el arte se encuentra por encima del dinero. Tras llevar desde 2014 sin pisar escenarios de nuestras tierras, la expectación es máxima.

A medida que se acerca la hora de apertura, la fila crece más y más. Jóvenes, adultos, e incluso padres con niños, que no encajaríamos en el público habitual de Dark Moor. Pronto sabríamos el porqué, y es que hoy, Dark Moor traen a unos invitados muy especiales. Ellos son los Pequerockers, una banda de niños de entre 8 y 12 años procedentes de la escuela “En Clave 1”, alumnos del propio Enrik. Vienen a dar prueba de que el rock no entiende de edades. En torno a las 20:20, arrancan el show con sus animadas versiones de “Love me do” (The Beatles), “Highway to hell” (ACDC), “Eye of the tiger” (Survivor) y un cañero “We will rock you” (Queen). A pesar de ser tan jóvenes, han demostrado hacerlo muy bien y tener ya cierta soltura sobre en el escenario. Los chavales parecen haber encandilado al público, que corea “¡Pequerockers!” tras su actuación. ¡Sí que vienen pisando fuerte las nuevas generaciones!

Tras la actuación de estos jovencísimos músicos, viene el plato fuerte de la noche: la celebración de los 20 años de Dark Moor. Tras un breve chequeo de líneas y una breve presentación, comienza por fin el concierto. El público grita ante un escenario aún vacío. A estas alturas, el humo ya nos ha dejado casi sin respiración, pero eso no va a impedirnos disfrutar del show. ¡Atención, que ya empieza! Sobre la base de Fallen Leaves Waltz, de su álbum Autumnal, salen uno a uno los miembros de la banda. A los teclados, un nuevo miembro: Pedro Sancha, procedente de la banda Delyrium. A la batería, Roberto Cappa. A la guitarra, el líder de la banda, Enrik García. Al bajo, Dani Fernández. Comienzan las primeras frases de The Chariot, de su álbum “Tarot”, que dan paso a Alfred Romero, vocalista de la banda. También cuentan hoy con la soprano Berenice Musa, de Tears Of Martyr, como corista, a quien conocemos por sus potentes coros en los álbumes Ars Musica y Ancestral Romance. El cantante,  oculto tras unas gafas, se desenvuelve con gran soltura en el escenario. El show ha empezado fuerte. La siguiente pertenece a su último trabajo Project X, y es Beyond The Star, en la que destaca el apoyo de los coros. Cuando Alfred anuncia el siguiente tema, el público grita emocionado, y no duda en dejarse la voz coreando. No es otro que el popular Before The Duel, de su LP Beyond The Sea. Destacan aquí los aportes armónicos de Pedro al teclado. Tras él, Alfred se dirige al público, que ha conseguido llenar la Sala Arena. Le llega ahora el turno a un tema de Ancestral Romance. Antes de saber cuál es, los asistentes ya gritan ansiosos: está claro que este álbum está entre los favoritos. El tema es Love From The Stone, referente a los amantes de Teruel. Berenice, ataviada con una capa azul, se luce con unos coros líricos de infarto. Una verdadera joya. Nos toca ahora vivir en primera persona This Is My Way, un tema de Ars Musica que, según ellos, define su forma de hacer las cosas. Los miembros del grupo disfrutan y nos hacen disfrutar con ellos. Cambian posiciones, interactúan con el público, mientras este canta sin parar… Todo de manera muy natural y animada. Esta es su forma de hacer las cosas.

A continuación, la banda da paso a uno de los invitados de la noche: José Garrido, antiguo guitarrista de Dark Moor en la época de su álbum homónimo. Viene a dejarse hasta la piel con The Bane Of Daninsky, al tiempo que recuerda sus conciertos con la banda. Por un momento, las dos guitarras se quedan solas junto con la batería. Pocos parecen haber notado que el bajista ha desaparecido del escenario, ya que estamos casi extasiados atendiendo al solo con tapping que se marca José. Tras un saludo del invitado, Alfred anuncia el siguiente tema como “uno de los dos únicos temas en español de su repertorio”. Mientras el público entra en una especie de debate sobre cuál de los dos puede ser, todos los miembros del grupo se van detrás del escenario. Todos salvo Enrik, que hace una magistral introducción al tema. No es otro que El último rey (Ars Musica), que habla sobre la pérdida de Granada por Boabdil el Chico. El vocalista, ya sin sus gafas, hace gala de una gran potencia vocal. Muy destacables también los teclados, y los solos de guitarra y bajo, en los que la gente aplaude y grita mientras alza los puños.

Siguiendo con Ars Musica, toca ahora Together as ever, muy destacable a nivel vocal. Las voces de Alfred y Berenice empastan igual de bien que en la grabación de estudio. Los teclados también cobran gran protagonismo, así como Enrik, que no duda en acercarse al público lo más posible. Llega ahora el momento más frío del concierto con An end so cold (Autumnal). Sin embargo, el frío solo está en el título; el grupo continúa en un alto nivel. Berenice, a pesar de encontrarse atrás, brilla gracias a su potente voz lírica. Tras este tema, Alfred saca su guitarra acústica para marcarse con ella el entrañable Lovers (Tarot).

En este setlist tampoco podía faltar un tema clásico instrumental, y este tema es la famosa Marcha Turca de Mozart. Enrik se hace con el dominio del escenario y del público, al que anima a corear la melodía como si de un director de orquesta se tratase. Su gran maestría a la guitarra, junto con el sonido de clavecín de Pedro al teclado, hace que esta sea una de las guindas del concierto. La pantalla proyecta un curioso lyric video animado de The Existence, tema de Project X. Aquí vemos a Alfred luciendo una camiseta del Majestic, al mismo tiempo que nos deja ver el tatuaje con el nombre de “Dark Moor” que luce en su antebrazo derecho. Tras este tema, una intro de batería y teclados da paso a A music in my soul, poderosa canción de Ancestral Romance. Destacables la fuerza de las voces, el bajo y los teclados. Un tema emocionante imprescindible en el repertorio de estos 20 años de Dark Moor. Al igual de imprescindible que la siguiente invitada: nada menos que Elisa, primera cantante de la banda. “Aún no me creo estar en el mismo escenario que ella, y supongo que vosotros tampoco”, dice Alfred, expresando su afecto hacia la vocalista. Además, también cuentan con Albert Maroto, ex guitarrista del grupo. Elisa se hace con el público, que grita incansablemente, e inunda el escenario con su fuerza y su gran voz mientras canta Maid Of Orleans, de uno de sus primeros trabajos, The Hall of the Olden Dreams. La banda está ahora en lo más alto del show. La poderosa cantante interactúa con los miembros del grupo con mucha naturalidad. “Canto una más y nevermore”, bromea Elisa, anunciando así el nombre del siguiente tema, perteneciente a  The Gates Of Oblivion. Aquí llega un momento especial, ya que tenemos a los dos vocalistas sobre el escenario, junto con el resto de la banda. Un momento sin duda memorable. Después de este tema, Elisa se despide, y llega For Her, del Autumnal. La banda también ha decidido incluir un tema inédito en el setlist: In the middle of the night. Alfred nos anima a cantar su estribillo, para que nos vaya sonando. Parece que suena bien. En On the hill of dreams, del Autumnal, la banda anuncia que debe despedirse, pero antes, dan caña con Gabriel, su último single de Project X. Tras él, se despiden, pero notamos al  público con ganas de más. Efectivamente, tras unos minutos, la banda vuelve al escenario con más pilas. Alfred sale con su guitarra acústica para comenzar él solo con  los acordes del próximo tema. Cuando nos pide que cantemos con él, ya todos sabemos que se trata de The Road Again, potente tema de Ars Musica. Tras la introducción acústica, arranca la banda entera, con la fuerza característica de la canción. La soprano corista, que viene ahora sin capa, tiene aquí una nueva oportunidad de hacer brillar su voz. Tilt at Windmills, del álbum Ancestral Romance, con un gran protagonismo en los teclados, tampoco falta en el setlist. Viene el momento de la despedida, y Dark Moor lo hace con uno de los temas que todos estaban esperando: la mítica Canción del Pirata, que lleva la letra del homónimo poema de Espronceda. Alfred invita a todo el público a cantarla con él, y no podía haber elegido mejor tema para ello, ya que
todo el mundo corea la letra de principio a fin. “Que es mi barco mi tesoro, que es mi dios la libertad; mi ley, la fuerza y el viento; mi única patria, la mar”, clama a voz en grito la Sala Arena.

Hasta aquí la celebración de los 20 años de Dark Moor. Todos los miembros de la banda, incluidos los invitados y los Pequerockers, saludan agradecidos a la sala llena, al son de gritos de “Dark Moor!”. Al salir, hay opiniones de todo tipo. Hay quienes salen entusiasmados, y otros que se lamentan de que la banda se ha dejado en el tintero muchos temas emblemáticos. Sea como sea, no cabe duda de que acabamos de vivir un show único. ¡Enhorabuena, Dark Moor!

Setlist

  • Fallen Leaves Waltz
  • The Chariot
  • Beyond The Star
  • Before The Duel
  • Love From The Stone
  • This Is My Way
  • The Bane Of Daninsky
  • El Último Rey
  • Together As Ever
  • An End So Cold
  • Lovers
  • Mozart’s March
  • The Existence
  • A Music In My Soul
  • Maid Of Orleans
  • Nevermore
  • For Her
  • In The Middle Of The Night
  • On The Hills Of Dreams
  • Gabriel

Encore

  • The Road Again
  • Tilt At Widmills
  • La Canción Del Pirata

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*