Skip to content

Avalanch All Star Band: La Riviera vive una noche única con la banda asturiana y sus invitados

Hace 1 año 0

Avalanch All Star Band es el nombre que recibe la nueva formación de la ya mítica banda formada en 1993 por Alberto Rionda. Tras sufrir en 2012 un parón indefinido, la banda liderada por el guitarrista asturiano vuelve a por todas con Israel Ramos a la voz, Jorge Salán a la guitarra, Magnus Rosen al bajo, José Paz a los teclados y Mike Terrana a la batería. Con una decena de discos a las espaldas, Avalanch vienen a demostrarnos que continúan en lo más alto.

Estamos a sábado 17 de junio y un solo abrasador se da cita a las puertas de La Riviera. Sin embargo, eso no parece ser un problema para los fans, que aguardan desde tempranas horas de la tarde. Hoy va a ser un día muy especial, ya que tendremos ocasión de asistir a un concierto único con esta flamante nueva formación, que será además grabado y posteriormente editado en DVD. Para esta gran cita, Avalanch no ha dudado en contar con multitud de invitados pertenecientes a las bandas más punteras del metal español. A pesar de que el recinto no está lleno por completo, hay muchas expectativas puestas en este concierto. El cambio de miembros había provocado que muchos fans de la antigua formación no quisiera asistir, pero al mismo tiempo ha sido el mismo motivo por el que mucha gente no ha querido perdérselo.

Ante un escenario aún vacío, únicamente ocupado por una modelo vestida de ángel, haciendo honor al álbum, cientos de personas aguardan impacientes. Las emociones están a flor de piel cuando a las 20:30 se apagan las luces y la banda se abre paso en escena. Uno a uno, los miembros de Avalanch pisan con fuerza el escenario. Se hacen las luces y comienzan a sonar las primeras notas de “Santa Bárbara” a manos de Rionda. A continuación, la banda arranca con la primera parte del concierto, en la que sacan a la luz todos los temas que componen ‘El ángel caído’. Avalanch hace vibrar la sala madrileña con canciones tan recordadas como “Xana”, “El ángel caído”, “Tierra de nadie”, “Corazón negro”, “Antojo de un Dios” o “Delirios de grandeza”, que el público canta a voz en grito. Emoción, nostalgia y euforia a partes iguales.En cada tema, cada miembro nos sorprende con su gran talento y saber hacer. Con su gran voz y su peculiar y a la vez hipnótica forma de interpretar, Israel Ramos se hace con el dominio del escenario.. Por su parte, Jorge Salán y Alberto Rionda hacen un trabajo excelente a la guitarra, con solos ejecutados a la perfección y mucha compenetración sobre el escenario. A pesar de ello, en algunas ocasiones la calidad de Rionda se ve eclipsada por problemas de sonido. En lo alto del escenario, destaca Mike Terrana haciendo sonar bien fuerte la batería, con una gran maestría. A pesar de que los teclistas no suelen destacar mucho dentro de una banda, sí nos fijamos en el gran trabajo de José Paz a las teclas. Magnus Rosen aprovecha algunos problemas técnicos para hacer alarde de sus increíbles dotes al bajo, que dejan sorprendidos a todos los asistentes. Nos demuestran además que, a pesar del corto recorrido de algunos miembros en la banda, la viven como si hubieran estado desde sus orígenes. En esta primera parte, ya podemos disfrutar de uno de los invitados, que no es otro que Leo Jiménez, quien ya colaboró en “Las ruinas del Edén II”. Leo pasa por el escenario con una fuerza equiparable a la de un tornado, dejando una huella imborrable entre el público.Tras una breve pausa, comienzan las colaboraciones en la segunda parte del concierto. En este tramo, Avalanch hace un repaso de su trayectoria discográfica, con temas que cuentan con una buena acogida entre el público. La primera colaboración la protagonizan Rubén Kelsen y Álex García (Débler), que interpretan junto a la banda asturiana el tema “Mil motivos” (‘El ladrón de sueños’). Jóvenes y prometedores, ambos realizan un buen trabajo sobre el escenario, con una sobrada dosis de soltura y talento a la voz y a la guitarra respectivamente. Además, cuentan aquí con Gonzalo Moldes, batería de Amadeüs, que continúa en el siguiente tema: “Pies de barro” (‘Muerte y vida’). En esta canción se une Richard de la Uz, vocalista de Amenti, como siguiente artista invitado. Otra de las sorpresas de la noche es la colaboración de Xina (Oker), la única colaboración femenina. La vocalista se sube al escenario para cantar “Papel roto” (‘El hijo pródigo’), e impacta al público con un gran torrente vocal.Continúa bien alto el nivel de las colaboraciones con “Pelayo” (‘Llanto de un héroe’), que cuenta con Jorge Berceo, Víctor de Andrés (Zenobia) y Jorge Rodríguez (Escuela de odio). Con una personalidad única, los invitados se hacen con el control del escenario.“La llama eterna” (álbum homónimo) es el siguiente tema, que cuenta con dos colaboraciones. Una de ellas es la de Jorge Rodríguez, ya presente en la anterior canción. La segunda de ellas hace vivir un momento de nostalgia en el escenario. Se trata de Juan Lozano, primer cantante de Avalanch, al que vemos encantado recordando sus años en la banda. La siguiente colaboración viene de la mano de Edu Falaschi (Almah), que interpreta “Niño” (‘Los poetas han muerto’). Falaschi demuestra una gran calidad vocal, que lamentablemente no podemos apreciar al completo por problemas técnicos. Ángel de Tierra Santa se une al concierto para cantar “Alas de cristal” (‘El hijo pródigo’), acompañado de su guitarra. Las colaboraciones que vienen a continuación dan un giro al sonido habitual de la banda. Carlitos, Zeta, Diego Palacio (Mägo de Oz) y Dani Fuentes (Débler) suben a interpretar “Lucero” (‘Los poetas han muerto’), aportando un toque folk a la noche. El panorama se mantiene muy animado. Como un torbellino, Tete Novoa y Nico del Hierro (Saratoga) hacen su aparición en escena con uno de los temas más aclamados: “Torquemada” (‘Llanto de un héroe’). Ambos derrochan una fuerza abrumadora a la voz y al bajo respectivamente. Casi antes de lo esperado, llega el final con “Cambaral” (‘Llanto de un héroe’), en el que la banda decide relajarse. Alberto Rionda saca su guitarra acústica e invita a José Carlos Molina (Ñu) a subir al escenario, con su flauta travesera. El guitarrista pide al público que cante la letra de la canción y crear así un ambiente íntimo. A continuación, todos los invitados suben al escenario para entonar este último tema y poner fin a una noche inolvidable. A pesar de que el sonido no fue el mejor, y de que quizá esperábamos un final más potente, salimos bastante satisfechos del encuentro. Solo nos queda dar una enorme enhorabuena a todos los miembros de Avalanch, en especial a Alberto Rionda, por hacer posible algo tan grande. Sin duda, irrepetible.

 

Setlist

  • Santa Bárbara
  • Hacia la luz
  • Tierra de nadie
  • El ángel caído
  • Xana
  • La buena nueva
  • Levántate y anda
  • Alma en pena
  • Corazón negro
  • Delirios de grandeza
  • Antojo de un Dios
  • El séptimo día
  • Las ruinas del Edén (con Leo Jiménez)

  • Mil motivos (con Rubén Kelsen y Álex García de Débler y Gonzalo Moldes de Amadeüs)
  • Pies de barro (con Richard de la Uz de Amenti y Gonzalo Moldes)
  • Papel roto (con Xina de Oker)
  • Pelayo (con Jorge Berceo y Víctor de Andrés de Zenobia y Jorge Rodríguez de Escuela de odio)
  • La llama eterna (con Juan Lozano y Jorge Rodríguez de Escuela de odio)
  • Niño (con Edu Falaschi de Almah y Manuel Ramil, ex-Warcry)
  • Alas de cristal (con Ángel de Tierra Santa)
  • Lucero (con Carlitos, Zeta y Diego Palacio de Mägo de Oz y Dani Fuentes de Débler)
  • Torquemada (con Niko del Hierro y Tete Novoa de Saratoga)
  • Cambaral (con José Carlos Molina de Ñu y todos los invitados)
  • Deja tus comentarios

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *
    *