Skip to content

Bodega Rock XII: Pasión, dedicación y buena música en Hornillos de Eresma

Hace 1 año 0

Cae la tarde en una calurosa tarde de verano y en Hornillos de Eresma ya se respira ambiente de festival. Hoy sábado 19 de agosto se celebra en el pueblo vallisoletano la duodécima edición del Bodega Rock, un festival que cada año reúne por estas fechas grupos de categoría del panorama nacional e internacional. Este año, el evento gratuito organizado por la Asociación Cultural de Hornillos de Eresma ha decidido contar con cinco bandas de altura: los nacionales Wicked Inc., Débler, Taken, Dünedain y los alemanes Freedom Call. Las actuaciones arrancan a las 9 de la noche, pero a media tarde, ya hay varias personas postradas ante el pequeño escenario, algunas desde primeras horas de la mañana. A medida que pasan los minutos, más público va ocupando la Plaza Mayor de Hornillos.

Con la puesta de sol llega el primer grupo de la noche: Wicked Inc. Desde Valencia, vienen presentando su EP titulado ‘Ready to fight’. Con una potente introducción,  Marti Doria (voz), Pablo Tello, Rafa Las Heras (guitarras), Víctor Tello (bajo) y Toni Camarero (batería) comienzan pisando fuerte con “Wailing Wall”. A pesar de su aún corta trayectoria discográfica, la banda demuestran mucho poder sobre el escenario. Los valencianos continúan con “Ready to fight”, tema de apertura de su EP, con el que ponen sobre la mesa su energía. A continuación, el vocalista se dirige a la cada vez más poblada plaza. Con humildad, define a la banda como “un proyecto novel”, y da paso al siguiente tema, dirigida según sus palabras “a todos aquellos que apuestan por pisar a los demás”.

“Your sacrifice” es el nombre del tema, descrito como “el tema más oscuro”. Efectivamente, está teñido de un aire siniestro y tenebroso. A caballo entre el heavy y el thrash, los miembros de Wicked Inc. se muestran de lo más enérgicos frente a un público cada vez más animado. Muy destacables los solos con tapping de Pablo Tello, al igual que la rasgada voz de Marti Doria. Después, el grupo nos invita a alzar los cuernos con “Devil horns” y a ser más heavies que nunca con “The evil that men do”, su versión del popular tema de los británicos Iron Maiden. “Quien no se sepa este tema es que no es heavy de verdad”, bromea el cantante, antes de que la banda se luzca con la Doncella de Hierro, llevada a su terreno.

Se acercan ya al término del setlist, pero aún quedan dos temas más. Uno de ellos es “The Hunter”, un tema cañero, rápido y con pasajes muy variados. A pesar de toda la energía derrochada hasta ahora, los miembros de Wicked Inc. aún sacan fuerza para un tema más, y se despiden con “Time to go”. Es quizá uno de los temas más potentes y pegadizos de este primer EP de la banda, y consigue convencer a la Plaza Mayor. Aunque ha sido un repertorio bastante breve, aún quedan cuatro bandas y mucha noche por delante.

Los ánimos continúan bien altos entre el público porque ahora le llega el turno a Débler. Con dos discos de estudio bajo el brazo, la banda de metal sinfónico ha adquirido una gran popularidad gracias al segundo de ellos, titulado ‘Somnia’. Las primeras filas las ocupan varios miembros del entregado club de fans Nocsom, quienes además llevan una gran pancarta con el nombre del club. Sin más dilación, inician con la introducción de su segundo disco, inspirado en la trama burtoniana de “Sweeney Todd“. No obstante, el escenario aún está vacío. Los nervios aumentan a medida que los cinco miembros de la banda pisan el escenario. El primero en aparecer es Nelson Valenzuela a la batería, seguido de Álex García a la guitarra y Sergio García al bajo. Por último, hacen su aparición Dani Fuentes al violín y Rubén Kelsen a la voz. Ahora sí, comienza el concierto.

Poderosos y ataviados con su habitual look victoriano, acorde con la temática del álbum, Débler arrancan con “Nada nos podrá parar”, canción que abre ‘Somnia’. Haciendo honor al título del tema, los chicos se muestran imparables sobre el escenario, al igual que el público, que se entrega al máximo. El espectáculo sigue su curso con “Mar de lágrimas”, tema en el que Dani hace especial gala de su talento al violín. Su arco, iluminado con luces rojas de LED, es una de sus señas características en los directos. Le toca el turno a “Se apagó el sol”, que Rubén pide que el público coree. Siguiendo la petición al pie de la letra, los fans cantan a pleno pulmón.

A continuación viene un momento algo especial. Débler deciden tocar “Frente al espejo”, una canción menos habitual en sus conciertos programados hasta la fecha. Además, Rubén aprovecha para dedicar este tema a las víctimas de los atentados de Cataluña, ocurridos el pasado 17 de agosto en Barcelona y Cambrils. Los miembros de la banda continúan derrochando energía, moviéndose de un lado para otro y haciendo alarde de sus tablas. “Debes luchar, nunca rendirte, los golpes que hoy te hacen llorar te levantarán”, canta el vocalista”. Sin duda, es el momento de mayor lucimiento de Sergio, que ejecuta un magistral solo de bajo que deja con la boca abierta a los fans. A él le sigue Álex, quien tampoco se queda nada corto con sus solos de guitarra.

Ahora toca “echar la vista atrás” y recuperar temas de su primer trabajo, ‘Noctem Diaboli’. Ambientado en la trama de “El cuervo”, este trabajo posee un sonido fresco y muy bien cuidado. Empiezan la vuelta a sus comienzos con “Renacer del alma”, un tema muy enérgico que deja ver por qué los chicos se están consolidando como una de las bandas de metal sinfónico del momento. La que viene ahora es “Duelo hasta morir”, una de las piezas básicas de su primer trabajo y del grupo. Los gemelos protagonizan aquí un pasaje instrumental en el que vemos a ambos subidos a los amplis y muy coordinados. El grupo muestra una entrega completa, al igual que el público, que no dejar de aplaudir a la banda. Pero aún no ha acabado el show.

Encarando la recta final del repertorio, vuelven ahora a ‘Somnia’ para “dictar sentencia” con el primer single del álbum, “Sentencia final’, uno de los temas más aclamados. Rubén, ahora ya sin su chaqueta roja, hace gala de su poderosa voz. Se trata de un tema con mucha garra y personalidad, en el que Dani, con actitud amenazante, se pasa su arco de violín por el cuello, como si de una navaja se tratase. Y es que no olvidemos de que está ambientada en la historia del barbero diabólico de Fleet Street. La última es su fin de fiesta habitual: “La procesión de los borrachos”. Desde el primer estribillo, los fans lanzan globos al aire llenando el ambiente de color y ánimo. Mientras continúan dejándose la piel en cada compás, los miembros del grupo se sonríen emocionados, felices de lo que hacen. Una traca final excelente. A pesar de ser la banda que más se aleja del estilo predominante de la edición XII del festival, ha dejado al público muy satisfecho.

El toque más power metal de la noche viene de la mano de Taken. Saludando desde Pamplona, cuentan tan solo con un álbum de estudio. Sin embargo, ya han logrado muy buena acogida por parte de los medios especializados, así como de los amantes del metal. Ya pudimos verles en directo el pasado 11 de agosto en la zona de camping del Leyendas del Rock, y hoy se les ve dispuestos a dejar boquiabierta a la Plaza Mayor de Hornillos. Caída por completo la noche, vemos  ya salir a los miembros del grupo: David Arredondo a la voz, Jon Huarte a la batería, Iosu Núñez y Javier Larumbe a las guitarras, Dani Moreno al bajo, y David “Teclas” y Diego a los teclados. Mientras muchas otras bandas tiran de samplers, esta es la primera banda que hemos visto con dos teclistas en su formación. Taken da comienzo con “Tales of Glory”, tema de apertura de su disco homónimo, que les sirve como carta de presentación a lo que vamos a presenciar a continuación: un buen concierto de power metal en toda regla.

Ahora les toca dar caña con “Under the skies of Asia”, tema que continúa con el corte del anterior. Aquí observamos un gran protagonismo de los teclados, al igual que de las guitarras, como está mandado en cualquier buen tema de power. Posee además un carácter bastante animado que se contagia a los espectadores, quienes continúan al pie del cañón. Ambos guitarristas muestran una gran soltura. Seguidamente, viene un momento más serio con el tema “Afterlife”. Sobre una estremecedora base de piano a manos de Diego, Taken dedica esta emocionante canción a las víctimas de los atentados de Cataluña, al igual que ya hicieron Débler. “Esto no puede pasar más, no podemos consentirlo”, dice David entre los aplausos del público. Para este tema, sacan dos sábanas que dan el aspecto de llamas azules. Aunque hay problemas con una de ellas, crean un ambiente bastante adecuado.

David comienza solo, derrochando voz sobre la base de piano, para que después se una toda la banda en una enérgica power ballad. Aunque parezca que vaya a seguir una estructura convencional, es un tema con multitud de pasajes instrumentales y enriquecedores cambios de ritmo, que les da uno de los cortes de mayor duración del disco y del concierto. Canción solo apta para los que sepan apreciarla. David se luce aquí con un espectacular solo de teclados, al igual que los dos guitarras. Con “Wormy Brains” cambian de tercio y retoman la tesitura de los primeros temas del setlist: ritmos rápidos, buenos arreglos de teclado y guitarra, voz potente, etc. Casi sin darnos cuenta, la plaza ha pasado a estar completamente llena, sin que apenas haya hueco en las posiciones más cercanas al escenario.

Después de este tema, y casi enfilando el final, llega un momento que los buenos fans del power metal nunca olvidarán. Es ahora cuando Taken versionan “Halloween” de los alemanes Helloween. Un reto muy difícil del que los pamploneses consiguen salir bastante airosos. Como si del mismo Michael Kiske se tratara, David muestra su gran potencia vocal. El grupo consigue que el público viva al máximo este himno del metal. Momento de máximo esplendor de las guitarras, que brillan al término del tema. Haciendo honor al título, David saca una calabaza de peluche, que termina arrojando al público. Es momento de que Taken se despidan, no sin antes lanzar un poderoso “Distant Shores”, canción que suele cerrar sus conciertos. Sacando su habitual bandera, Taken cierran su concierto habiendo causado una muy buena impresión.

Ya solo quedan dos bandas para cerrar el festival. La primera de ellas es Dünedain, que hacen su despegue en el escenario con el tema “Legado”, de su último LP, ‘Pandemonium’. Iniciada su andadura en 2002 desde Ávila, se nota que tienen ya ciertas tablas en directo.  Sobre el escenario ya vemos a Tony Dünedain (voz y guitarra), Miguel Arias (batería), Mariano Sánchez (guitarra) y Alberto Rebus (bajo). Unos chispazos dan paso a Carlos “Nano” Sanz, vocalista, al que ya vemos volverse loco. Tras este tema, empapado de fuerza, le llega el turno a “Bola de cristal”, siguiendo con su álbum más reciente. Carlos invita a todo Hornillos a alzar los cuernos mientras el resto de miembros se mantienen imparables, en especial Alberto al bajo.

La Plaza Mayor continúa bien activa cuando toca “volar”, con el siguiente tema, “Vuela” (‘Pandemonium’). Destaca el juego vocal entre Carlos y Tony, que se intercambian estrofas, además de la elaborada puesta en escena que traen, con luces y chispas. Incombustible, Carlos se pasea por el escenario haciendo gala de una soltura pasmosa. Mientras el público corea “Dünedain” a pleno pulmón, comienza “Fiel a mi libertad”, del disco ‘Buscando el Norte’. Como si no hubiera un mañana, los asistentes se dejan la voz cantando cada verso.  Tanto adultos como jóvenes, e incluso niños: todos disfrutan del concierto de los abulenses. Mientras tanto, Carlos demuestra una gran potencia vocal. La misma potencia destila la banda con, el siguiente tema: “Noche de sueños”, perteneciente al disco ‘Mágica’.

Sobre una base de guitarra de Mariano, Tony se hace con el dominio vocal del inicio del siguiente tema, “Hechizo” (‘Pandemonium’). Ya es noche cerrada, pero a Dünedain no se les atisba ni una pizca de cansancio. Sin perder energía, la banda se relaja para tocar “Confía en el amanecer”, otro de los cortes de su último disco. Pronto recuperan la marcha con “1000 golpes” y “La rosa negra”, temas que muestran todo el esplendor de la banda. “¡Arriba, Hornillos!”, grita de vez en cuando el vocalista. Siguen sucediéndose los temas al tiempo que crecen los ánimos. Continúan dando un repaso al álbum ‘Buscando el Norte’, con temas como “Una razón” y “Mi alma sigue en pie”, para seguir con “Tu sueño” (‘Pandemonium’) y el aclamado single “Por los siglos de los siglos”. Tampoco podían olvidarse del tema que da nombre al LP “Buscando el Norte”. Arranca con una introducción que da paso a un enérgico tema. El público, incansable, no deja de corear.

Muy desafortunadamente, casi al término del concierto, Carlos sufre un accidente en la rodilla que le impide continuar el concierto. Durante unos instantes, todo se mantiene parado y la preocupación se centra en el herido vocalista, que tiene que ser atendido por Protección Civil, a pesar de que hay cierto retraso. Desde Words For Metal deseamos que Carlos tenga una buena y pronta recuperación. A partir de este punto, Dünedain deben continuar su actuación “como en los viejos tiempos”. “Sobran las palabras”, comenta Tony. Para cerrar el concierto, el guitarrista comienza con un riff muy reconocido para el público, que no es otro que el de “Corazón de invierno” (‘Mágica’). Aunque afectados, Dünedain consiguen darle a su concierto el final que se merece. Al cerrar, Mariano pide un aplauso para Carlos al tiempo que agradece la masiva acogida en Hornillos. Dünedain ha sido una de las bandas más coreadas.

Nos encontramos ya ante la recta final de al duodécima edición del Bodega Rock. Pero antes de echar el cierre definitivo, queda disfrutar de una banda más: nada menos que los alemanes Freedom Call. Activos desde 1998, vienen a demostrarnos toda la garra de su extensa trayectoria discográfica. Se hacen esperar un poco, pero en torno a las 2:20 ya aparecen en escena: Chris Bay (voz y guitarra), Lars Rettkowitz (guitarra), Ilker Ersin (bajo) y Ramy Ali (batería), dispuestos a hacernos vivir un show de los grandes. Tras un breve chequeo de líneas, inician su despegue con una introducción que basta para que el público se ponga en órbita. “Metal is for everyone, metal is the law”, se escucha, como reminiscencia a uno de sus temas. “¿Estáis preparados para una buena dosis de happy metal?”, pregunta Chris. Cuando arrancan, no hay duda de que ellos lo están. Muy enérgicos, abren el concierto saltando a ritmo de “Tears of Babylon”, del álbum ‘Ages of Light’. Un comienzo muy potente.

Los de Nürnberg continúan dando caña con “United Alliance”. En ocasiones, Chris se dirige al público en castellano. “Damas y caballeros, ¿cómo estáis en esta noche hermosa?”, dice en nuestro idioma. “Cuatro cervezas y una jarra, por favor, rápido ¡Caramba!”, bromea. “¿Estáis preparados para divertiros? ¡Alzad las manos!”, pide al público, antes de dar paso a uno de los temas más aclamados: “Union of the Strong”, del LP ‘Beyond’. El cañero riff a manos de Lars a la guitarra resuena en todo Hornillos, al igual que el solo. A pesar de que ya es tarde y las temperaturas acusan ya un notable descenso, el ambiente se mantiene cálido gracias a los Freedom. Para el siguiente tema, Ramy deja una base de batería al tiempo que la gente ya corea el riff. El tema no es otro que el que le da nombre a la banda, “Freedom Call”, del álbum ‘Ages of Light’. Incansables.

La banda sigue sacando toda su artillería pesada, ahora con “Hammer of the Gods”, de su último álbum. Los alemanes saben muy bien cómo hacer que el público disfrute. Antes de seguir con el repertorio, Chris toca un riff típico español seguido de un “¡Olé!”, que deja ver su sentido del humor. Le toca ahora el turno a la canción que da nombre a su último trabajo, “Masters of Light”. Un tema revestido de poder, muy apoyado por los coros de Ilker y Lars. Empieza con un riff de guitarra a manos de Chris, al que poco a poco se une el resto del grupo, que muestra toda su esencia en este tema. Un tema que causa muy buena impresión es “Carry on”, del disco ‘The Circle of Life’. Un tema muy alegre y muy coreado por los asistentes. Y es que una de las señas de identidad de Freedom Call es la alegría y el buen rollo que transmiten. ¡Para eso son happy metal!

Se encuentran ya en mitad del concierto. Vacilón, Chris sale para el siguiente tema con gafas de sol y un gran sombrero de copa. “Damas y caballeros, bienvenidos a nuestro show”, comienza. “¿Sabéis quién soy?”, dice con una risa malévola. Enseguida, el público sabe responder: “Mr. Evil”. Una canción de ‘Ages of Light’ con mucha fuerza en las guitarras en la que el público no pierde la sonrisa. El vocalista invita a los asistentes a corear y a dar palmas. Sin duda, una de las piezas clave del concierto. El show continúa con “A Perfect Day”, que lleva revestida la misma alegría que muchos de sus temas. Si hay una banda capaz de hacer que la gente se olvide de sus problemas durante un par de horas, esa es Freedom Call. Sin duda, esto se corrobora con “High Up”, tema de Master of Light’ que invita a saltar sin parar. Otro de los temas imprescindibles de su setlist es “Metal is for Everyone” (‘Master of Light’), ya casi convertido en un himno. “El metal es de todos, el metal es la ley”, reza la letra.

Ya casi se encuentran al final del repertorio, pero aún queda la recta final. Una base de piano da paso a “The Quest”, del álbum ‘Crystall Empire’, con el que la banda tiende a oscurecerse, siempre sin perder su esencia. Se trata de una power ballad en la que Chris aprovecha para lucir voz. Lars también aprovecha para ejecutar un solo digno de asombro. La banda alemana retoma la alegría con “Power And Glory”, con el que nos invitan a unirnos a su “fiesta happy metal”. No hay duda de que lo logran. Uno de los últimos temas es “Warriors” (‘Eternity’), con el que la banda sorprende con una energía increíble, moviéndose de un lado a otro y sin parar de darlo todo. Muy destacable el juego coral que hacen a tres voces. Para dar el cierre definitivo, Freedom Call se despiden con “Land of Light” (‘Enernity’), con el que consiguen dar al festival un final memorable. Terminado el festival, solo nos queda dar la enhorabuena a las cinco bandas, y en especial a la Asociación Cultural de Hornillos de Eresma por ser capaces de sacar adelante una iniciativa tan necesaria como esta. ¡Gracias!

 

 

Wicked Inc.

  • Intro
  • Wailing Wall
  • Ready to fight
  • Your sacrifice
  • Devil horns
  • The evil that men do (cover de Iron Maiden)
  • The hunter
  • Time to go

Débler

  • Fleet Street 186 + Nada nos podrá parar
  • Mar de lágrimas
  • Se apagó el sol
  • Frente al espejo
  • Renacer del alma
  • Duelo hasta morir
  • Sentencia final
  • La procesión de los borrachos

Taken

  • Tales of Glory
  • Under the Skies of Asia
  • Afterlife
  • Wormy Brains
  • Halloween (cover de Helloween)
  • Distant Shores

Dünedain

  • Legado
  • Bola de cristal
  • Vuela
  • Fiel a mi libertad
  • Noche de sueños
  • Hechizo
  • Confía en el amanecer
  • 1000 golpes
  • La rosa negra
  • Una razón
  • Mi alma sigue en pie
  • Tu sueño
  • Por los siglos de los siglos
  • Intro + Buscando el norte
  • Corazón de invierno

Freedom Call

  • Intro
  • Tears of Babylon
  • United Alliance
  • Union of the Strong
  • Freedom Call
  • Hammer of the Gods
  • Masters of Light
  • Carry on
  • Intro & Mr. Evil
  • A Perfect Day
  • High up
  • Metal is for Everyone
  • The Quest
  • Power And Glory
  • Warriors
  • Land of Light

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*