Skip to content

Rancor, Ekyrian y Fostioner: Noche de contrastes en la sala Icon Stage

Hace 1 año 0

Son cerca de las 19:00 horas de un viernes 6 de octubre y a las puertas de la sala Icon Stage aguardan unas pocas personas. Hoy no es un día cualquiera, ya que vamos a tener el placer de disfrutar de forma excepcional de tres bandas de diferentes estilos: El folk metal de Ekyrian, el death-thrash de Fostioner y el thrash metal de Rancor. Tres grupos muy diferentes que nunca hubiéramos imaginado que veríamos en el mismo concierto, pero RMG y Kivents lo hicieron posible. Cuando nos dan acceso a la sala, apenas unas pocas personas la ocupan, lamentablemente. Sin embargo, poco a poco va llenándose de seguidores de ambas bandas y curiosos que se acercan a la zona de merchandising.

Por suerte, la primera banda no nos hace esperar mucho, y pronto les vemos en escena, alrededor de las 19:30 horas. Una, dos, tres, cuatro, y hasta nueve personas llegan a subirse al escenario. Roberto a los teclados, Noelia al violín, Aitor a la flauta travesera y whistle, Fran y Carlos a las guitarras, Rob al bajo, Miguel a la gaita y el low whistle y Jorge a la voz. Ellos son Ekyrian, una banda de folk metal formada en 2013, en la que destaca un gran trabajo y pasión. Con la maqueta ‘Memorias del bosque’ (2016) a las espaldas, y la segunda en proceso de lanzamiento, Ekyrian llegan queriendo hacerse un hueco en el complicado panorama musical. Pisan el escenario con un look muy pirata, con el cual quieren marcar una imagen propia para la banda. El repertorio comienza con “Angua”, tema cañero que abre su primera maqueta, con el que pretenden animar el ambiente de una Icon Stage aún apagada. Ya nada más empezar, la banda nos presenta uno de sus nuevos temas, llamado “El aprendiz”. Se trata de un tema con garra, que parece continuar la línea trazada por su primera maqueta. El aplauso que viene a continuación deja a entender que el tema ha convencido.

El concierto continúa con “Folkyria”, otra de las canciones de su primer álbum. Roberto sorprende con un keytar para hacer resonar bien el sonido del teclado en este polifacético tema. Le llega ahora el turno a “Último aliento”, que definen como “un tema más tranquilo”. Aitor arranca con un solo de flauta travesera para dar paso al que es uno de los temas más sentidos de ‘Memoria del bosque’. Así se lo quieren transmitir a su público, interpretándolo con potencia y delicadeza al mismo tiempo. Al ser una banda tan numerosa, tienen poca movilidad sobre el escenario, y en algún momento lamentamos que el sonido de algunos instrumentos se pierda. Sin embargo, eso no parece afectar a los miembros del grupo, que continúan entregados, a pesar también de que no hay tantas personas como debería. Sin embargo, en este tramo, el público sí hace por animarse.

“¿Cómo estamos? ¿Bien o mal?”, pregunta Jorge, enérgico y carismático. A continuación, viene el momento de mayor ánimo para la banda con el tema instrumental “Pueblo celta”, en el cual el vocalista aprovecha para presentar a los componentes de la banda. La canción comienza con unos arpegios de teclado a manos de Roberto, al cual se suman el resto de instrumentos melódicos para desembocar en una mezcla explosiva. La banda saca aquí toda su carisma y deja ver el buen rollo y el compromiso que hay entre ellos. Jorge también aprovecha la ocasión para pedir un aplauso para el propio público. Están acercándose al final, pero aún queda repertorio.

Si por algo destacan las composiciones de Ekyrian es por su gran elaboración, complejidad y amplio despliegue instrumental. Esto también lo apreciamos en los dos nuevos temas que vienen a continuación. El primero de ellos es “Alza la vista”, un tema que “habla de la libertad”, en palabras del cantante. Se trata de un tema pegadizo y animado, sin duda imprescindible a partir de ahora en todos sus conciertos. El siguiente es “El Capitán del Agua Triste”, que comienza con un aire muy pirata, a juego con el look de los jóvenes músicos. Una gran potencia sale de la voz de Jorge en este tema, del cual podría decirse que es el más cañero de su setlist. Los madrileños se despiden con “La Leyenda de Krampus”, un tema muy animado y divertido que habla de una criatura que da su merecido a los que hacen el mal. Con una sonrisa, Ekyrian cierra su concierto. El panorama musical está muy complicado, y más en el caso de una formación tan extensa. Sin embargo, Ekyrian reúnen todas las claves para poder llegar lejos: Trabajo, pasión, entrega y calidad. Les deseamos un futuro alentador.

Cambiamos de tercio y ahora vemos a los miembros de Fostioner sobre el escenario. Se trata de una banda que inicia su formación en 2012, y se caracteriza por un peculiar estilo que mezcla el humor con el thrash metal más duro, al que han llegado a definir como “chandal metal”. Hasta ahora les preceden dos EPs, siendo ‘Chandal Defenders’ el último de ellos, y una lista de conciertos con los que parecen haberse ganado fieles seguidores, como apreciamos esta noche. Tras un breve chequeo de líneas, y a ritmo de “Call on me” de Eric Prydz, arrancan el concierto con un show de tres bailarinas equipadas de gimnasio y… Un hombre con peluca rubia. Son los mismos que se sitúan más tarde en el merchandising de “Luna de Kanela”, una tienda especializada en artículos hechos a mano. Sin más dilación, los miembros de Fostioner pisan el escenario vestidos como si fueran al gimnasio, con colores además muy vistosos. Danthor Grindhander a la voz, Jorge Fostioner Flaper al bajo, Coke Devasteitor a la guitarra y Foskeo Xpx a la batería. Comienzan dando caña con “Truth about Satan”, tema de su primer EP, con el que dejan claro que se desmarcan por completo de lo que acabamos de ver con Ekyrian.

“Nerdcromancer” es el siguiente tema, que continúa la línea del anterior. Sin duda, un concierto no apto para oídos sensibles. Siguen con “un tema sobre una señora que comenzó privando en Argüelles y terminó reinando la Antigua Inglaterra”. No es otro que “Margaret Thrasher”, con el que Fostioner aceleran el ritmo de la sala. “Teníamos nuestro setlist escrito en un poster de Medina Azahara que hemos robado, y nos lo han quitado”, bromea el vocalista, antes de dar paso a “Taste of death”. A pesar de incorporar ese tono vacilón y sarcástico, sí apreciamos calidad técnica, en especial en las cuerdas verde fosforito del bajista. También nos llama la atención la camiseta del cantante, en la que vemos una foto de Julio Iglesias con el texto “100% True”.

“Ahora vamos a hacer un tema de un grupo de Moratalaz que se llama Aerosmith“, dice el cantante, acostumbrado a bromear. No obstante, lo que viene es “Pornocalipsis”, tema con el que el público se va animando cada vez más. Siguen con las bromas cuando presentan “Terrorismo fecal”, definiéndolo como “parecida a la canción de Armageddon”. Sin embargo, es un tema que se pasa prácticamente en un suspiro. A continuación, el bajista toma el micro y pide colaboración para el siguiente corte, a modo de “experimento”. Se trata de dividir al público en dos mitades y “los de un lado se han follado a las madres de los del otro lado, y los de ese lado se han follado a los padres del otro”. Los buenos amantes del metal saben cómo suelen terminar este tipo de divisiones. “Que se note que somos thrashers”, dice el bajista. Hasta tres veces hacen el intento, y es en el tercero cuando más gente empieza a correr por toda la pista, algunos casi enloqueciendo, aunque la sala no esté llena.

Casi tocando el final, llega el turno a un tema llamado “Gangrena” a modo de “homenaje” a aquel metalero que dio la vuelta al país por su aparición en “El diario de Patricia”. Hoy he ido con mi moto, la pierna me he roto… ¿Recordáis?El sentido del humor no les falta a Fostioner. El penúltimo tema es uno que el público parece tener bien controlado. Se llama “Spaceship bukkake”, para el cual suben a un amigo a cantar con ellos los estribillos. Es sin duda el momento de mayor entrega. “Ahora vamos a hacer un tema de Opeth con arreglos de Dream Theater“, continúan en su línea. Antes de despedirse, todos se cambian de puesto para hacer algo memorable. El batería toma el micro, el cantante agarra la guitarra, el bajista se sitúa en la batería y el guitarrista coge el bajo. “Llevamos un puto año componiendo este tema”, dice el batería. Lo que viene a continuación es digno de recuerdo: Un tema con el nombre “Profiteroles en los cojones”. ¿El resultado? Un batiburrillo de instrumentos que pone una guinda indescriptible al concierto. El thrash posee un público reducido, pero fiel, y Fostioner ha sabido crearse una seña de identidad que sin duda les ayuda a contar con un mayor reconocimiento.

Pasados unos minutos, le toca el turno a un plato muy fuerte: La banda de thrash metal Rancor. Formados en 1998, y tras editar algunos EPs y discos de estudios, vienen a haber vibrar la sala con su último trabajo, ‘Evilization’, lanzado este mismo 2017. Sobre una intro poderosa vemos subir a los cinco miembros del grupo al escenario. “Darth” Dani a la voz, Jorge Serrano “Serra” al bajo, Jorge Sáez a la batería, y Vasco Durán y Ricky a las guitarras. El quinteto arranca con “Idolize your demons”, tema que abre su último LP, con mucha garra y potencia. Ahora sí, la sala está más llena. Siguiendo con el tracklist de ‘Evilization’, continúan con “Cruelty”, el segundo de los temas. Ya nada más comenzar, apreciamos un estilo muy bien definido y trabajado. “¡Basta ya de maltrato animal!”, clama Vasco al terminar, denunciando en especial el toreo. Anuncian además que la recaudación de su merchandising iría destinada a una protectora de animales. Como vemos, el metal no está reñido con las buenas acciones.

Tras dirigirse al público, agradeciéndole por formar parte de “esta velada de metal”, Dani echa la vista atrás hacia el disco ‘Dark Future’ (2013) para presentar “The Last Drop of Blood”. Se mantienen en su línea, sin resultar no obstante monótonos: El público lo disfruta. Para meterse aún más en el tema, y sorprendiendo a los asistentes, Dani saca un enorme cuchillo, con el que finge cortar cuellos. “Breath of Misery” es un tema sobre “un malvado que intenta gobernar con magia oscura”, y es el siguiente en resonar en la Icon Stage. A continuación, la banda regresa a su primer disco, ‘Release the Rancor’ (2010) para tocar el tema que da nombre a la banda, “Rancor”, y aprovechan para dedicárselo a las dos bandas que han compartido escenario con ellos esta noche. Con esta canción, vivimos un momento de lo más cañero. “Rancor!, Rancor!”, grita con fuerza la sala al ritmo de la música. Con “Blue Depths… Black Devil Bites” retoman ‘Evilization’, y presentan la historia de un demonio negro que resurge de las profundidades del océano. “Una bestia prehistórica, titánica”, dice Dani. Un agudo riff de guitarra da paso a un increíble solo con tapping a manos de Vasco, que sin duda a nadie deja indiferente. El resto del tema, pura descarga de adrenalina. Con este corte ponen fin a la primera parte del concierto. Pero aún queda noche.

Después de una breve pausa, la banda regresa con “Into the Fright Zone” (‘Evilization’). Hasta ahora, ya hemos podido apreciar los ingredientes de Rancor: Base potente y acelerada, muy propia del thrash, voz desgarrada y poderosa y buena coordinación de las guitarras, además de una gran soltura en escena. Todo ello mezclado en un conjunto enérgico y atronador. “Antes de que vuestros cadáveres estuvieran vacíos, los demonios también se alimentaban de vuestras almas”, comienza Dani. “¡Bienvenidos a “Soul Chamber”!”, grita al dar paso a este tema de ‘Release the Rancor’ , que dedican a Víctor Sicilia, diseñador de la portada de su último trabajo. Este tema incorpora una cierta novedad, ya que el bajo de Serra sale a relucir en algunos fragmentos. “¿Hay algún médico en la sala?”, pregunta Dani bromeando, al tiempo que Vasco hace como que tose y se atraganta. Esta es la divertida introducción que han querido hacer a “Fatal Disease” (‘Evilization’), que dedican esta vez a su amigo Javi, cirujano y karateka, que no ha podido venir hoy. Un sonido de guitarra flyd rose le da un toque especial.

A continuación, viene un momento memorable para los fans de la mítica Doncella de Hierro. Rancor ponen toda la carne en el asador versionando un excelente “Caught Somewhere In Time” de Iron Maiden, con el que el público se entrega por completo. Apreciamos aquí una voz de Dani algo menos rasgada que en anteriores temas. Un riff potente de batería de Jorge Sáez introduce “Not a Slave”, con el que vuelven a ‘Evilization’. En esta ocasión, han querido desviarse hacia el tema político, tan espinoso en nuestros días. “Queremos que abráis los ojos y no seáis esclavos”, dice Dani antes de comenzar un contundente y complejo tema. “¡No quiero ser más un esclavo!”, clama la letra en su estribillo. El siguiente tema, en el que invitan a “bailar pegados” y a que “no nos ahoguemos en un mar de mentiras”, es “Sea of Lies” (‘Dark Future’), que cuenta además con videoclip oficial. Su sonido nos recuerda a otras bandas ya muy destacadas en el mundo del thrash, como pueden ser Anthrax, Megadeth, Slayer o incluso Metallica. Antes de continuar con el concierto, Dani anuncia que pronto estrenarán nuevo videoclip, aunque nos quedamos con la incógnita de qué tema será. “Breeding the Spawns” (‘Evilization’) comienza con un ritmo más lento y pesado, más tenebroso si cabe, para pasar después al corte al que nos tienen ya acostumbrados.  El vocalista saca una garra a lo Freddie Krugger para simbolizar esta canción protesta para “los monstruos a los que tenemos que alimentar con nuestro dinero”.

Una batería contundente de Jorge, a la que se le suma Serra al bajo, es el preludio de “Dark Future”, del álbum homónimo. Una canción que pretende ser el fiel reflejo del oscuro futuro que depara a nuestra sociedad. “La cosa está muy mal para todos, eso nos pasa por gilipollas”, se queja el cantante. Otro de los ingredientes básicos de Rancor es el elemento de protesta, mediante letras reivindicativas, que plasman polémicas actuales. Esto se aprecia claramente en “Spain is pain” (‘Evilization’), una canción que, según ellos, ha causado mucho revuelo. Y es que el título lo dice todo. Mientras Rancor continúan sacando toda su artillería pesada, el público corea entregado. Ya están en la recta final del concierto, pero aún quedan varios temas. El primero de ellos es “Orgasmic Speed” (‘Evilization’), un tema muy acelerado que se presta a pogos, a headbanging y a que la gente enloquezca. Interactuando con el público para gritar el nombre del tema, Dani presenta “Wounded Wolf”, la primera canción de ‘Release the Rancor’. Una mezcla entre voz melódica y guturales hacen este tema aún más explosivo, al igual que la gran destreza de Serra al bajo. Los madrileños se despiden con “Raining Bombs”, con el que ponen el broche a un gran show de thrash, y a una noche de metal llena de variedad.

 

Ekyrian

  • Angua
  • El aprendiz
  • Folkyria
  • Último aliento
  • Pueblo celta
  • Alza la vista
  • El Capitán del Agua Triste
  • La leyenda de Krampus

Fostioner

  • Truth about Satan
  • Nerdcromancer
  • Margareth thrasher
  • Taste of death
  • Pornocalipsis
  • Terrorismo fecal
  • This is the way x3
  • Gangrena
  • Spaceship bukkake
  • Profiteroles en los cojones

Rancor

  • Intro
  • Idolize your Demons
  • Cruelty
  • Last Drop of Blood
  • Breath of Misery
  • Rancor
  • Blue Depths... Black Devil Bites

  • Into the Fright Zone
  • Soul Chamber
  • Fatal Disease
  • Caught Somewhere in Time
  • Not a Slave
  • Sea of Lies
  • Breeding the Spawns

  • Dark Future
  • Spain is Pain
  • Orgasmic Speed
  • Wounded Wolf
  • Raining Bombs
  • Deja tus comentarios

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *
    *