Skip to content

Ars Amandi, grabación de CD+DVD en directo: Pasión y buena música en la sala Cool Stage

Hace 1 año 0

El otoño va haciendo mella y en torno a las 19:00 horas ya se nota cómo el día va oscureciéndose poco a poco. Estamos a sábado 28 de octubre, y en la Sala Cool Stage (Madrid) se respira ya un leve ambiente de concierto, a pesar de que aún hay pocas personas aguardando a las puertas. Tras presentar su último single, “Herida abierta”, y realizar algunos conciertos por España durante el verano de 2017, Ars Amandi han decidido regresar a la capital con una cita muy especial, que contará con la grabación de un CD y DVD en directo. Una fecha que sin duda será recordada en sus más de veinte años de trayectoria musical.

Al caer la noche, rondando las 20:00 horas, la sala abre por fin sus puertas y podemos acceder al recinto. Un suelo en obras es lo primero que nos sorprende al entrar. Al parecer, el espacio se encuentra en  reformas, ya que había ciertos factores que podían poner en riesgo la seguridad de los asistentes, como un suelo de cristales levantados que ya pudimos ver en el concierto de Débler el pasado 16 de septiembre. Reparaciones al margen, la sala va llenándose poco a poco. Algunos asistentes se quejan de que el local no está tan lleno como debería en una banda de la altura de la que vamos a ver. Sin embargo, a medida que pasan los minutos, vemos cómo prácticamente se llega a alcanzar el aforo completo. A las 21:00 horas, por fin se acaba la espera. ¡Comienza el concierto!

Sobre una introducción épica, van preparándose los miembros de la banda: Óscar Pérez a la batería, David A. Noisel al bajo (ambos miembros de KHY), Nacho de Carlos (Lujuria) y Miguel Ángel Torres a las guitarras y Dani Rodríguez al violín. A continuación, y tras unos golpes a la batería, comienza a sonar “La voz que me guía”, tema que se remonta a 2006 con el álbum ‘Desterrado entre sueños’. A pesar de ser el miembro de más reciente incorporación, con el riff de este tema ya se nota bien la presencia del violinista, que luce un violín decorado con luces de LED en el cuerpo del instrumento. Vestido con una chaqueta blanca y unas mallas de flores, Dani Aller, el vocalista, siempre acompañado de sus instrumentos de viento, aparece en el escenario, dispuesto a hacer vibrar la sala. Sin duda, un comienzo fuerte.

A continuación, toca recordar el disco ‘Camino al destino’ (2005) con “Gritando al mar”, que comienza con una voz a capella armonizada, muy conocida para el público. Es el primer tema en el que se hace notar el buen empaste entre el violín y la flauta, a manos de los dos “Danis”.  “Que tu lucha sea la de vivir”: Este es el mensaje principal de esta canción, que los asistentes corean a voz en grito. Sobre un mar de aplausos, Dani Aller se dirige a la sala con un potente “¡buenas noches Madrid!”. Sonriente y entusiasmado, el vocalista se muestra agradecido al público por presenciar “una noche mágica y especial llena de sentimientos”, en sus palabras. Continúa la fiesta con “Sonrisa apagada”, siguiendo con ‘Camino al destino’. Dani pilla su dulzaina y la hace sonar con el riff de esta animada canción. El cuarto tema del repertorio es “¿Dónde estás?”, tema de ‘Desterrado entre sueños’. De nuevo el delicioso  conjunto que forman la flauta y el violín es lo más característico, además de la armonía de voces gracias a los coros que aportan el bajista y el guitarrista en algunos fragmentos. A pesar de que al inicio de la apertura de puertas no había tanta gente como se esperaba, nos agrada comprobar que ahora la sala está prácticamente llena.

Dirigiéndose de nuevo al público, Dani no pierde la sonrisa. “¡Que se note que os están grabando!”, bromea. Seguidamente, dan paso a su último single, que el vocalista define como “un canto a esa libertad que nos están quitando”: Se trata de “Herida abierta”, un tema con enganche, con sonido muy folk, sin duda todo un himno. El violinista sale ahora sin la chaqueta negra que llevaba, luciendo una camiseta de Ars Amandi en su lugar. El público, entusiasmado, palmea al compás. “Quiero estar en libertad, abrazar con fuerza la felicidad”, canta las voces armonizadas. Con un potentísimo chorro de voz, Dani demuestra que los registros agudos no se le resisten en absoluto. Llega ahora el momento de regresar al origen de la discografía de Ars Amandi, retomando un tema de ‘Autóctono’ (2003), llamado “Desierto”. Para ello, cuentan con un invitado muy especial, “uno de los grandes de este país”. No es otro que Carlos Expósito, batería de Leo Jiménez y Stravaganzza, al que el público recibe con un fuerte aplauso. Este tema se sale del estilo habitual del grupo, ya que deja de lado el folk para explorar ritmos más orientales, en los que sobresale el trabajo de Expósito. Se trata de un tema potente, cargado de un aire de misterio ideal para incorporar un contrapunto en el setlist.

Un sonido de campanas unido a lo que simula el crepitar del fuego introduce un tema muy sentido, que comienza con un sonido dulce de violín. Se llama “El monte ha caído”, un tema de ‘El rincón de los deseos’ (2010) en el que destaca la fuerza del bajo en David y la voz desgarrada de Dani. Esta canción es una buena ocasión para que violinista y guitarrista hagan alarde de su talento con un intercambio de solos que ponen el listón muy alto. El tema termina con un mensaje de apoyo a Galicia, recientemente arrasada por el fuego. “¡Viva ars Amandi!”, se escucha entre el público. La siguiente canción comienza con un exquisito trío guitarra-flauta-violín, como preludio a una balada llamada “Te esperaré” (‘Desterrado entre sueños’, 2006). Los precursores del rock castellano dulcifican su repertorio con esta sentida canción, destacable en especial por una buena armonización de voces. “Directo a mi tierra, una tierra de todos por igual”, clama Dani Aller, que sale ahora con una camiseta negra. Con estas palabras y unos arpegios de guitarra comienza “Ábula” (‘En tierra firme’, 2004), que los asistentes cantan a gran volumen. Se puede apreciar la variedad que hay entre el público. Adultos, jóvenes, y hasta niños de muy corta edad: Ninguna franja de edad se queda fuera del alcance de la música de Ars Amandi. La banda muestra en este tema una actitud directa y atrevida, con la que invitan al público a saltar y a animarse como nunca. Le toca ahora Miguel Ángel Torres desplegar un solo cañero antes del último estribillo. “¡Así da gusto!”, exclama el vocalista.

A continuación, el grupo retoma una versión que hacía tiempo que no llevaban al directo, “una versión que hizo grande el mismísimo Miguel Ríos”. Se llama “El río”, tema que Ars Amandi se lleva a su terreno sin problemas. En ocasiones, se pierde el sonido de alguna de las guitarras por las condiciones acústicas de la sala. Recordemos que este concierto estaba inicialmente programado para la sala Changó, pero debido a su cierre hubo que realizar el traslado. A pesar de ello, la sonoridad está siendo bastante acertada, dentro de lo posible. Asimismo, la iluminación resulta adecuada. Para el siguiente tema, Dani interactúa con el público tarareando el estribillo de “Desterrado de tu cuerpo” (‘Desterrado entre sueños’). Le toca ahora el turno a otro de los invitados, nada menos que Joaquín Padilla, creador de la ópera Legado De Una Tragedia. “Para una canción sexy, un tío sexy”, bromea Dani, dando paso a uno de los momentos más atrevidos de la noche. Ars Amandi abandonan aquí el folk para meterse en un estilo más hardrockero, si bien incorporan un pequeño pasaje violín-flauta. Ambas voces, bien empastadas, se desgarran para dar al tema el carácter que requiere. Joaquín muestra una faceta descarada, desenvuelta y explosiva, sin duda imprescindible para este tema. La sala queda envuelta en un mar de aplausos.

“De invitado a invitado y tiro porque me toca”, bromea Dani antes de dar paso al tercer invitado de la noche: Fernando Ponce de León (AmigOz, ex Mägo de Oz). Este comienza demostrando su gran talento a la flauta travesera, introduciendo “No queda sino batirnos”. Muchos conocen más este corte por formar parte de ‘La Ciudad de los Árboles’, álbum de Mägo de Oz lanzado en 2004. Sin embargo, este tema, compuesto por Txus DiFellatio, también se incluye en ‘En tierra firme’, disco que se lanzó en 2004. Sea como sea, la gente no puede evitar dejarse llevar por la música, cantando, saltando y palmeando. “Hay miedos que se acurrucan si los cobija tu voz”, entona la sala al unísono. El siguiente tema arranca con un contundente riff de dulzaina a manos de Dani. No es otro que el reivindicativo “Tu ley” (‘Autóctono’), con el que vivimos un momento muy cañero. “Nunca fue real toda tu lealtad, y ahora traga con las consecuencias de un país”, dice la letra. Hemos pasado ya el ecuador del concierto, y ahora llega otro de los invitados: Andrés Echeverri al chelo, que aporta un toque interesante a “Rubia de bote”, tema del EP ‘El arte de amar’ (2014). “Si tú quieres compartimos, echa un trago, invito yo. Tu presencia me enloquece y me invade tu sabor”, canta Dani en este tema fiestero.

Ars Amandi encaran ya el último tramo del repertorio, pero antes queda disfrutar de una de las canciones más aclamadas de su discografía: “Camino sin fin” (‘Autóctono’). Y es que el público ya lo pide a pleno pulmón. La banda comienza con un trío violín, flauta-guitarra, a ritmo lento, para dar paso al riff de dulzaina tan característico y reconocido por los asistentes. Entusiasmados, todos los miembros se dejan la piel con este poderoso tema, en el que bajo y dulzaina son dos de los pilares fundamentales. “¡Escuchad a vuestro corazón!”, anima Dani Aller para introducir “Escuchando al corazón” (‘En tierra firme’), con el que volvemos a ver a Echeverri al chelo en escena. Con este coreado tema se llega a uno de los momentos más animados del concierto. “Escuchando al corazón lleno de secretos, intentando recordar el pasado”, grita la sala ante las luces cegadoras que envuelven el recinto. El repertorio ya ha terminado, y los miembros de la banda salen de escena. Pero el público no se va tan fácilmente, y se quedan a pie de escenario a la espera de algún tema más.

“¡Ars Amandi!”, grita a coro la sala, esperando verles aparecer de nuevo. Sin embargo, tenemos que esperar un rato algo largo para ver de nuevo a Dani Aller tomar posición en escena, esta vez con una falda escocesa. Antes de comenzar el repertorio de bises, el vocalista muestra un collage en cartulina realizado por sus seguidores, con motivo de su reciente cumpleaños, por lo que el público comienza a cantarle el “Cumpleaños feliz”. “Sois muy grandes”, dice el cantante, que acto seguido agarra su dulzaina y comienza a tocar solo el riff de “El viajero” (‘Desterrado entre sueños’). Una sorpresa nos aguarda en este tema, y es que, a la cuenta de tres, empieza a tocar desde el fondo del local la Orquesta La Dulzaina de Aluche, que termina subiéndose al escenario, animando cada vez más al público, que no ha perdido un ápice de energía. Tras un solo de batería y la entrada del bajo, Nacho abre el tema con un impactante solo de guitarra, e igual de impactantes son los agudos de Dani a la voz. Van terminando el concierto con “No abandones” (‘El arte de amar’), que incorpora un poderoso mensaje: “Si no encuentras lo que estás buscando, si no encuentras la ilusión, no te rindas, lucha con pasión, para todo siempre hay solución”, dice la letra.

“Yo quise subir al cielo para ver, y bajar hasta el infierno para comprender…”, comienza a cantar Dani, demostrando tener una gran resistencia vocal. Es un fragmento de “Abre la puerta”, su archiconocida versión de Triana, que no podía faltar en su repertorio. Aquí, ambos guitarristas sorprenden con increíbles solos con tapping, cromatismos y todo tipo de técnicas virtuosas. Sin duda, otro de los momentos más animados de la noche. Al terminar, y sobre una base de arpegios de guitarra, comienza la presentación de los miembros y una sentida ronda de agradecimientos. Técnicos, público, gente del merchandising,… Nadie se queda fuera. “Hasta siempre, Madrid”, concluye el vocalista. Como todo debe llegar a su fin, Ars Amandi deciden despedirse con “La suerte está echada” (‘Autóctono’), con el que vuelven a contar con la Orquesta La Dulzaina. “Jugar, jugar, la suerte está echada y te puede tocar, en cualquier lugar, no rechaces la oportunidad de jugar”, cantan. Con un explosivo cañón de confetti y un redoble de batería, cierra un concierto de 10, con el que dejan la sala llena de humo, un listón muy alto y un público entusiasmado. ¡Enhorabuena, Ars Amandi!

Setlist

  • La voz que me guía
  • Gritando al mar
  • Sonrisa apagada
  • ¿Dónde estás?
  • Herida abierta
  • Desierto (con Carlos Expósito)
  • El monte ha caído
  • Te esperaré
  • Abula
  • El río
  • Desterrado de tu cuerpo (con Joaquín Padilla)
  • No queda sino batirnos (con Fernando Ponce de León)
  • Tu ley
  • Rubia de bote (con Andrés Echeverri)
  • Camino sin fin
  • Escuchando al corazón (con Andrés Echeverri)

Bises

  • El viajero (con la Orquesta La Dulzaina de Aluche)
  • No abandones
  • Abre la puerta
  • La suerte está echada (con la Orquesta La Dulzaina de Aluche)

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*