Skip to content

Opera Magna + Guadaña: Toda una explosión en la Sala Nazca

Hace 11 meses 0

Un frío intenso sacude la ciudad la tarde del sábado 25 de noviembre. Las puertas de la Sala Nazca aún se encuentran desiertas, mientras transcurren las horas para el concierto que tendrá lugar esta noche. Como parte de su gira ‘Hijos de la tempestad tour 2017’, los valencianos Opera Magna se darán cita en Madrid con un concierto que ya prometía ser espectacular. Sin embargo, no vienen solos, ya que les acompañan los gaditanos Guadaña. La banda, que ya pudimos ver en directo junto con Zenobia y Regresión durante el ‘Alma de Fuego Fest’ el pasado marzo, viene a presentar su tercer disco de estudio, ‘Karma’. Una mezcla de metal sinfónico y heavy metal que promete hacer las delicias de cualquier asistente.

Poco a poco, se va acercando la hora, y en torno a las 19:30 de la tarde ya vemos a los primeros seguidores haciendo cola en la puerta, resistiendo el cortante frío como pueden. Sin embargo, aún no hay demasiada gente. A las 20:00, antes incluso de lo previsto, dejamos atrás el oscuro cielo de la noche cerrada y accedemos a la sala. Los minutos transcurren sin apenas darse cuenta, y ante una sala ya bastante llena da comienzo el primer concierto: Guadaña. Sobre una base instrumental épica, van saliendo todos los miembros de la banda. El primer de ellos es Pablo Casas a la batería, seguido de Juanlu Ripalda al bajo y Juanma Patrón a la guitarra. La base instrumental ya está preparada para dar cera, pero aún faltan las voces. De esto se encargan Salva Sánchez y Glory Romero, que salen al escenario con una gran energía. Ahora sí, la banda está al completo.

Una larga introducción poderosa da paso a los miembros de la banda Guadaña para entrar a la carrera con “Dios del Trueno”, con la frase de Thor en la película de Los Vengadores: La era de Ultrón.  Perteneciente al disco ‘Karma’, Guadaña presenta este tema ante un público entregado a la causa que grita a todo pulmón los estribillos. Se trata de un tema dedicado al acoso escolar, en el que Guadaña animan a sacar fuerzas y “plantar cara al invasor”. “¿Cómo estamos Madrid?” pregunta Glory para dar paso a “Deryaz: Adrenalina”, perteneciente a ‘Deryaz’ (2014), uno de sus temas más oscuros y progresivos. Nada más empezar, ya percibimos una energía inconmesurable por parte de todos los miembros del grupo. El concierto continúa la speed metalera “Innombrable” como recuerdo a su primer disco, ‘El Grito del Silencio’ (2012), uno de los mejores himnos de Heavy Metal de nuestro país.“Queremos invitaros a una ciudad llamada Deryaz” exclama Salva mientras pide al público que necesita su ayuda para continuar cantando con él “Yo soy la ley”, tema del propio ‘Deryaz’. En este tema, Glory toma el control para demostrar su capacidad vocal, con una gran fuerza. Durante el tema, en el que la voz melódica de Glory se intercala con la potente voz gutural de Salva, el público corea el estribillo muy animado.

En este momento, la banda vuelve de nuevo al disco que están presentando en esta gira con los temas “El Bosque”, que comienza con una introducción de teclado y que invitóa al público a hacer headbanding y la cañera “Némesis”, donde Glory saca a relucir por primera vez durante el concierto su famosa bandera negra, ondeándola al ritmo de la música. Mientras Salva se hace con el control de tema en las partes más guturales y crudas, Glory se encarga de las voces más melódicas y limpias. En algún punto del concierto, casi nos parece que el escenario se vaya a venir abajo de la pura energía que desprende el grupo. Tras esto, le continúa con el pegadizo y optimista “Ser uno mismo”, también perteneciente a ‘Karma’, que nos insta a que seamos nosotros mismos y no a ser lo que el resto quiere que seamos. Vuelta de nuevo a ‘Deryaz’ con la pesudo-country y festiva ‘Como Hermanos’, donde Glory toma la voz cantante mientras que Salva se une para los estribillos. La banda finaliza con la melódica “Deryaz III: Regreso”, canción con la que acaba tanto el mencionado disco como la primera parte de su concierto.

Tras un breve descanso, los de Cádiz vuelven con dos cañonazos bajo el brazo de su último disco. La primera de estas canciones es la fiestera “Nuestra Revolución” en la que Salva nos “invita a una fiesta, a la fiesta del rock, nuestra puta revolución”. Desde su salida se ha convertido en uno de los himnos más conocidos de la banda y que pudimos ver cantar a todo pulmón al público desde el principio del tema, llegando a emocionar al vocalista. Por último, Guadaña presentan “Karma”, canción homónima del presente disco, donde Glory vuelve a sacar de nuevo la bandera para despedir el concierto por todo lo alto. Durante los últimos minutos de “Karma”, Glory agradece nuestra presencia mientras presenta a toda la banda.

La energía de Guadaña ya abandona el escenario. Sin embargo, el nivel no será inferior en el concierto de los cabeza de cartel, Opera Magna. Desde su formación en 2000, y gracias a trabajos como ‘Poe’ (2010), la banda valenciana ha logrado conquistar a multitud de fans, muchos de los cuales se han dado cita hoy para presenciar el potencial del grupo en directo. Pasan unos minutos y de pronto escuchamos las primeras notas de “Rojo escarlata”, tema de ‘Del amor y otros demonios’ (2015) en el que la sección instrumental toma el poder en el escenario. El concierto acaba de dar comienzo, pero ya nos da tiempo a apreciar el virtuosismo de todos los miembros: Javier Nula y Enrique Mompó a la guitarra, Rubén Casas a los teclados, Alejandro Penella al bajo y Adrià Romero a la batería. Un buen comienzo, al que se le une la entrada de José Broseta a la voz. La banda al completo arranca con “Para siempre” (‘Del amor y otros demonios’, 2015), que viene marcada por ciertos problemas técnicos con los monitores. Sin embargo, la banda, con profesionalidad, sabe salir del paso sin inmutarse. El despliegue de fuerza que saca el grupo nada más empezar el concierto resulta abrumador.

Al terminar el tema, Broseta se dirige al público para invitarle a vivir “una noche de power metal”. Toca ahora regresar a ‘El último caballero’ (2006) y disfrutar de su tema de apertura: “Horizontes de gloria”. Los asistentes, que no hacen decaer sus ánimos, corean los estribillos a gran volumen. Llega el momento del interludio del tema, en el que Rubén Casas se luce con una bella melodía al piano. “Es un placer volver a tocar en Madrid, al final parece que tocamos más fuera de casa que aquí”, dice el vocalista. Como ya es bien sabido, nadie es profeta en su tierra. La banda pasa ahora de la dulzura a la garra con un virtuoso solo a manos de Enrique Mompó. Un tema muy aplaudido. Atronadores, Opera Magna continúan con “El demonio de la perversidad”, tema de ‘Poe’ (2010), uno de álbumes mejor valorados de la banda. Todos los componentes siguen sacando su lado más cañero, que promete mantenerse durante todo el concierto. Resulta llamativa la forma en la que José Broseta se desenvuelve sobre el escenario, con un carácter desgarrador. Turno ahora de “Donde latía un corazón” (‘Del amor y otros demonios’, 2015). Efectivamente, la banda continúa desplegando una gran energía que parece interminable.

La sala queda ahora sumida en un aura de misterio por un hilo sinfónico que da paso a “Edgar Allan Poe”, tema que da nombre a su ‘Poe’ (2010). Se trata de un tema perfectamente orquestado y revestido de una fuerza que la banda sabe llevar muy bien al directo. La introducción orquestal da paso de nuevo al potencial de la banda, que se desenvuelve ante una sala cargada de público. “¡No os durmáis!”, grita el vocalista antes de dar paso directamente a “Un sueño en un sueño” (‘Poe’), que entra como si de un volcán en erupción se tratase, con un poderoso riff de teclado y un ritmo atronador. Al igual que en el resto de temas, José Broseta nos sorprende con su voz aguda perfectamente afinada, con gran fuerza. El teclista vuelve a tener aquí su momento, luciéndose al piano, para dar un descanso a la banda. Sin embargo, este dura poco, y pronto los miembros retoman su garra. A continuación, viene uno de los temas preferidos por el vocalista, que no es otro que “El corazón delator” (‘Poe’). Tal y como ya adelantaron momentos previos, “siguen dando caña” al máximo, con Adrià Romero pegando bien fuerte a la batería. Sin embargo, este tema resulta algo accidentado, ya que algunos problemas técnicos “se comieron” la guitarra de Javier Nula al inicio de su solo.

Toca ahora que José Broseta y Rubén Casas comiencen solos “El retrato oval” (‘Poe’). Ambos protagonizan un pasaje piano-voz que consigue estremecer a la audiencia. A ellos se une Javier Nula a la guitarra, creando un conjunto espectacular. Antes de dar comienzo el siguiente tema, la banda interrumpe brevemente el repertorio para anunciar al ganador del sorteo que publicaron en sus redes sociales, en el que el ganador, en este caso ganadora conseguiría un disco de la banda. Ya retomando el setlist, Opera Magna vuelven a despegar con “un tema que se sale un poquito del rollo que hacen habitualmente”, según el vocalista, pero que de igual modo resulta indispensable. A pesar de que comienzan con problemas técnicos, pronto quedan resueltos y se aprecia el potencial del grupo. Se trata de un tema de ritmo más lento, de corte más cercano al metal sinfónico, con el que abandonan por un momento el potente y cañero power metal al que ya nos tienen acostumbrados, tiñendo la sala de un ambiente que podríamos llamar épico.

La sala se llena de aplausos y coreos al final del tema, y es cuando Broseta pide un fuerte aplauso “a Javi, que se está afinando y no quiere que se fijen en él”. Después de bromear durante un rato y dar por concluido el “solo de afinación” de Nula, toca encarar la última parte del repertorio. “¡Quiero que lo que quede de show la vibréis!”, grita el vocalista, dando paso a “El pozo y el péndulo” (‘Poe’). Despertando grandes ánimos en el público, el tema retoma la senda power metal cañera y ensordecedora que habían seguido hasta ahora durante todo el concierto. Es aquí cuando Javier Nula asombra con un solo de guitarra con tapping ejecutado casi a la perfección. A continuación, llega uno de los momentos más especiales para la banda y el público: El momento de escuchar en directo el tema que da nombre a la gira, “Hijos de la tempestad” (‘Del amor y otros demonios’). Es una canción que Broseta define como “un poco nuestra y un poco vuestra”, y se nota en los coreos de los asistentes. Amplios contrastes de ritmo son los que revisten este tema, creando una atmósfera única. “Pero hoy estamos reunidos aquí, cantaremos canciones que harán derribar los cimientos de la humanidad”, canta el público. “Los pelos de punta”, reconoce el vocalista.

Ya nos acercamos al final del concierto, pero antes la banda quiere desplegar dos temas cañeros, “para no quedarse con el medio tiempo en la cabeza”, característico del anterior himno. El primero de ellos es “Por un corazón de piedra” (‘Del amor y otros demonios’), recuperando la cera power metal que ha caracterizado todo el concierto. Agradecidos a su público y a Guadaña, Opera Magna cierra su repertorio con “La herida” (‘Del amor y otros demonios’), con el que el grupo da el último golpe de fuerza sobre el escenario. La banda valenciana ya se despide, dejándonos el recuerdo imborrable de una noche cargada de buen power metal. Acabamos de disfrutar del concierto de dos bandas de nivel dentro del panorama nacional, a las que esperamos ver en futuras ocasiones.

Setlist Guadaña

  • Dios del Trueno
  • Deryaz: Adrenalina
  • Innombrable
  • Yo Soy La Ley
  • El Bosque
  • Némesis
  • Ser Uno Mismo
  • Como Hermanos
  • Deryaz III: Regreso
  • Nuestra Revolución
  • Karma

Setlist Opera Magna

  • Rojo Escarlata
  • Para Siempre
  • Horizontes de Gloria
  • El Demonio de la Perversidad
  • Donde Latía un Corazón
  • Poe + Un sueño en un sueño
  • El Corazón Delator
  • El Retrato Oval
  • Después de ti
  • El Pozo y el Péndulo
  • Hijos de la Tempestad
  • Por un Corazón de Piedra
  • La Herida

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*