Skip to content

Débler + Eveth: Derroche de energía en la Sala Kerala

Hace 10 meses 0

Si el pasado 11 de noviembre viajábamos a Zaragoza a presenciar el concierto de Débler en La Casa del Loco, esta vez nos toda desplazarnos hasta Valladolid para disfrutar una vez más de otro de sus conciertos de la gira “Somnia”, disco estrenado en marzo de 2017 bajo el sello discográfico Songs Of Evil. Sin embargo, esta vez no vienen solos, sino que llegan acompañados de Eveth, banda de heavy metal llegada desde Palma de Mallorca, formada en 2010. Se trata de un concierto organizado por la empresa Damasen Ocio SL que promete poner en pie los ánimos del público.

Ya es noche cerrada cuando llegamos a las puertas de la sala vallisoletana. Son las 19:00 horas y aún no hay gente, pero a medida que pasan los minutos, la fila va creciendo. Adultos, jóvenes, adolescentes, y hasta niños se dan cita a la entrada para esperar con ganas el concierto. Entre los primeros asistentes no podían faltar miembros del club de fans Nocsom, que no se pierden un solo concierto de los jóvenes madrileños, y ya preparan sus sorpresas para el evento.

La espera a pie de calle dura poco, ya que a las 20:00 horas nos dan acceso a la sala. Un espacio amplio decorado con motivos orientales, muy acogedor, aunque algo frío. A medida que pasan los minutos, se hacen más intensas las ganas de que el concierto dé comienzo. Casi sin darnos cuenta, llegan las 22:45 de la noche, y con esta hora el inicio de las actuaciones, ante una sala ya bastante más llena. El show comienza con la joven invitada Lucía Rock, que abre el concierto cantando “Another brick in the wall” (Pink Floyd) y “Dust in the wind” (Kansas) sobre una base musical. Después de esta pequeña introducción, le llega el turno a Eveth.

Formados por David Dalmau a la voz, David Kamstedt y Tony Recio a las guitarras, Leo Villar a la batería, Biel Recio al bajo y Dito Villar como violinista colaborador, Eveth cuentan ya con tres discos de estudio, siendo ‘Entelequia’ (2017) el último de ellos, bajo el sello Rock Estatal Records. Desde Palma de Mallorca, vienen a demostrar al público de lo que son capaces. El grupo comienza con una introducción épica que lleva el nombre de su último álbum, para dar paso a “La esfera del miedo” (‘Entelequia’) con una fuerza atronadora. Ya desde el inicio, la banda nos deja ver un sonido heavy-power bien compacto, con mucha potencia en la base rítmica bajo-batería. En el siguiente tema, algo menos acelerado y que lleva por nombre “La Torre de Babel” (‘Entelequia’), ya escuchamos las primeras notas de violín, aunque siguen el mismo camino que el marcado por el primer tema. Ante una sala ya bastante más llena, los miembros del grupo animan a que el público dé palmas y se entregue. A continuación, los componentes dedican un brindis a los asistentes, antes de pasar a “Mi momento existe” (‘Entelequia’). Se trata de un tema revestido de la misma fuerza a la que nos van acostumbrando, con además un poderoso mensaje. “Tu ilusión mi motor, solo has de mantener tu fe”, canta David.

Seguidamente, Eveth arrancan “Eclíptica pasión” a golpes de batería, para introducir después al resto de miembros. Es un corte de ‘Entelequia’ que continúa la senda predominante de su setlist. Tras este tema, Dito sale al frente con su violín eléctrico, adornado con luces de LED en su arco y comienza a tocar una melodía de lo más virtuosa, que deja al público atónito. Esta introducción lleva el nombre de “Insomnio”, y es la misma que da paso a “Sacrificio”, tema con el que regresan a su segundo álbum, ‘El Legado de los Sueños’ (2013). Es una canción con mucha garra, a gran velocidad, en la que David se atreve con una voz más desgarrada. La misma fuerza se mantiene con “Lilith”, con el que vuelven a ‘Entelequia’. Aunque muchos bajistas suelen encontrarse en las sombras en muchos grupos, este no es el caso de Biel, al que le gusta salir al frente e interaccionar con el resto de miembros, demostrando sus dotes al bajo. Del mismo modo, David nos sorprende en varios temas con solos de guitarra que rozan el virtuosismo.

Eveth continúan con su ‘Entelequia’, esta vez con “Conjura de villano”. Este tema viene acompañado de un original vídeo animado como videoclip oficial, que fue lanzado por Rock Estatal Records el pasado 21 de febrero. Hasta ahora, la banda mallorquina ha demostrado poseer una fuerza devastadora sobre el escenario, si bien el público aún no se encuentra entregado al 100%. Vuelven a repetirse los buenos solos de guitara por parte de Kamstedt, la batería potente de Leo y todos los rasgos distintivos de Eveth. Dito vuelve a salir al frente con un solo de violín de corte oriental, esta vez acompañado de la bailarina Noemi De Dios Corbin, que realiza una pequeña muestra de danza oriental antes de dar paso a “Dios de Kemet” (‘Entelequia’), una canción animada y cañera. Ya se acercan hacia el final del setlist, pero antes queda uno de los últimos golpes de fuerza con el aclamado “Mar blanco” (‘Entelequia’) . Tras esto, Eveth se despiden con “Espada de papel”(‘El Legado de los Sueños’), tema con el que ponen fin a un concierto cargado de potencia.

Tras el derroche de energía por parte de Eveth, le toca aterrizar en el escenario a la banda cabeza de cartel, por la que la mayoría del público se encuentra hoy aquí: Débler. Como ya es habitual, los chicos inician con la base introductoria que abre su segundo disco, ‘Somnia’, titulada “Fleet Street 186”. Sin duda, ideal para aumentar las ganas y al mismo tiempo la tensión. Sin más dilación, Nelson Valenzuela aparece coronando su batería customizada por Bass Drum Boom, dispuesto a hacer vibrar la sala. Tras él, Álex García a la guitarra y Sergio García al bajo saludan al público con actitud decidida. Después le llega el turno a Dani Fuentes al violín, que ya comienza a hacer sonar las primeras notas del riff de “Nada nos podrá parar” (‘Somnia’). El último en salir es Rubén Kelsen, que se dirige a los asistentes con un “¡buenas noches, Valladolid!”. Cabe destacar que varios miembros del grupo atraviesan algún que otro problema de salud, lo cual les impide estar al 100%. Sin embargo, estas complicaciones se notan poco, ya que los chicos siguen manteniendo su energía prácticamente al máximo. Como a estas alturas el frío ya ha desaparecido por completo, Álex y Sergio se quitan sus habituales abrigos que ya lucían en el videoclip de “Sentencia final”, dejándose ver ahora con camisetas de tirantes. El siguiente tema es “Mar de lágrimas”, un sentimental corte de ‘Somnia’. Aunque Dani se encuentra algo oculto en una esquina poco iluminada, aquí consigue sobresalir con un solo de violín bien ejecutado. Rubén, ya sin la chaqueta roja que llevaba al comienzo del concierto, pide al público que afine sus voces para ayudarle a cantar el estribillo de “Se apagó el sol” (‘Somnia’) antes de su inicio. El vocalista no atraviesa su mejor momento, ya que se encuentra afectado de la garganta. Aun así, trata de dar lo mejor de sí mismo para el público, y no hay duda de que lo consigue.

A continuación, toca vivir el momento más emocionante del concierto, que viene con “Cuando las estrellas dejen de brillar” (‘Somnia’). El pasado 16 de noviembre se estrenó su videoclip, dirigido por Mario Ruiz de Krea Film Producciones, en el que también aparece Ailyn, colaboradora en el disco. Hoy nos toca de nuevo vivir el tema en directo, esta vez sin Ailyn, pero con el mismo poder emotivo. Después de que Débler consiga poner el vello de punta a varios de los asistentes, llega sin duda el momento estelar del concierto, y nunca mejor dicho. En el último estribillo, la sala se queda a oscuras, y el club de fans Nocsom alza luces con forma de estrella, siendo las únicas luces que brillan en el local. Acaban de crear un efecto tan precioso que a más de uno se le saltan las lágrimas. Las caras de sorpresa de los miembros de la banda reflejan Tras este momento de emoción a flor de piel, en el que la sala queda envuelta en un sonoro aplauso, Débler echan una vista atrás con “Renacer del alma”, tema de su primer disco, ‘Noctem Diaboli’ (2015). A pesar de no ser su mejor día en cuanto a salud, la energía de los chicos permanece imparable, tal como si tuvieran “la fuerza del viento”, según dice la canción. La misma fuerza parece querer mantenerse con “Perdido Edén”, también de su primer trabajo oficial. Vemos que a Álex, uno de los que cayó enfermo, le gusta salir al frente a demostrar sus dotes a la guitarra con virtuosos solos con tapping.

Continúa el repaso por su primer trabajo con “Siempre hay esperanza”, una canción muy emotiva que anima a “ponerse en pie, echar a un lado los miedos y ser feliz”. Los chicos continúan pisando bien fuerte el escenario, todos ellos calzando sus botas New Rock, marca de calzado de la que son endorsers. El ritmo se calma para dar paso a una bonita balada, “Rosas color marfil” (‘Somnia’). La voz de Rubén se queda sola sobre una base de piano, después de un solo estremecedor de Dani al violín. Después de una primera parte con esta instrumentación, los miembros de Débler sacan toda su garra para interpretar esta power ballad. Desde el club de fans, salen varias rosas blancas que el público mueve al compás. Se trata de otra de las estremecedoras sorpresas por parte de Nocsom. En algún que otro asistente brotan lágrimas de emoción, y no es para menos: Estamos ante una balada realmente bella. Recuperando repertorio cañero, toca ahora regresar “hacia donde empezó todo”, según palabras de Rubén. Este tema no es otro que “Duelo hasta morir”, de su primer ‘Noctem Diaboli’, que ya se ha convertido en todo un clásico y un básico en sus conciertos. En todo momento, los miembros del grupo dejan ver una gran compenetración entre ellos. En general, el sonido es bueno, si bien en algún momento se pierde la guitarra.

De repente, Dani, que se había encontrado en las sombras durante gran parte del concierto, sale a la luz y comienza a tocar solo el famoso “Duel of the fates” de Star Wars. Una ocasión ideal para interpretarla, teniendo en cuenta el reciente estreno de “Los últimos Jedi”, el Episodio VIII de la mítica saga. Como si de un torbellino se tratase, el violinista se mueve con gran soltura por el escenario, llegando incluso a bajar al foso. Como no podía ser de otra manera, y resultando especialmente adecuado para esta ocasión, vemos brillar su arco de violín con luces rojas de LED. Un momento de euforia absoluta, tanto para él como para el público. Después de esto, es turno de una de las colaboraciones de la noche. Esta vez, Débler han decidido contar con Tony de Dünedain para cantar con ellos la cañera “Frente al espejo” (‘Somnia’). Rubén y Tony toman el dominio de la canción manteniéndose al frente durante todo el tema, dando Tony algunos giros vocales al mismo. Sin embargo, lamentamos que el gran solo de Sergio al bajo se vea algo eclipsado, ya que no pudo brillar como debería, y como ya lo hizo en otras ocasiones.Ya se encuentran prácticamente en el final del repertorio, pero antes de echar el cierre, los chicos lanzan el tema homónimo de su segundo disco, “Somnia”. Una canción muy completa, con multitud de pasajes, en la que cuentan con Diego Palacio (Celtian, Irish Treble) como segundo invitado, a la flauta travesera. El joven sabe aportar al tema un toque muy especial a la canción, con la que el público mantiene sus ánimos. “¡Somnia, Somnia!”, gritan todos acompañando al grupo.

Por un momento, el escenario se vacía, pero todos los asistentes saben que aún queda más. Y así es. Los chicos regresan pisando aún más fuerte con “Sentencia final”, el que fue el primer single de ‘Somnia’. Es uno de los temas que más se disfruta en directo, ya que tiene fuerza, es pegadizo e invita a moverse sin parar. Hacia el último estribillo, se despliega de entre el público un montón de confetti de colores, como otra de las sorpresas de Nocsom. Tanto grupo como club de fans saben hacer de un concierto un momento único. Como traca final, Débler nos traen su ya conocido fin de fiesta con “La procesión de los borrachos” (‘Somnia’). De nuevo, suben al escenario Tony de Dünedain y Diego Palacio para que todos celebren juntos el término del concierto, marcado por las risas, el buen humor y alguno que otro botellín de cerveza. Sin embargo, aquí se da un momento curioso, ya que Tony agarra el micro de Diego, quedándose este sin saber qué hacer con su whistle. No queda más remedio que seguir hacia adelante, regalando al público la mejor de sus sonrisas y un ánimo que no se detiene a pesar de las circunstancias de salud de cada uno. Como no podía ser de otra manera, Nocsom tiene la última sorpresa preparada, e inundan la sala con multitud de globos de colores que crean un ambiente festivo y desenfadado que merece la pena vivir en directo. Con esto se despiden de Valladolid, habiendo dejado una muy buena impresión entre el público, y muchas ganas de repetir. ¡Enhorabuena a todos!

Lucía Rock

  • Another brick in the wall (Pink Floyd)
  • Dust in the wind (Kansas)

Eveth

  • Intro: Entelequia
  • La esfera del miedo
  • Torre de Babel
  • Mi momento existe
  • Eclíptica pasión
  • Insomnio + Sacrificio
  • Lilith
  • Conjura de villano
  • Dios de Kemet
  • Mar blanco
  • Espada de papel

Débler

  • Intro: Fleet Street 186
  • Nada nos podrá parar
  • Mar de lágrimas
  • Se apagó el sol
  • Cuando las estrellas dejen de brillar
  • Renacer del alma
  • Perdido Edén
  • Rosas color marfil
  • Siempre hay esperanza
  • Duelo hasta morir
  • Duel of the fates (Star Wars)
  • Frente al espejo (con Tony Dünedain)
  • Somnia

Bises

  • Sentencia final
  • La procesión de los borrachos (con Diego Palacio y Tony de Dünedain)

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*