Skip to content

Crítica de ‘No Grave But The Sea’, nuevo álbum de Alestorm

Hace 1 año 0

Lista de canciones

  • 01. No Grave But The Sea
  • 02. Mexico
  • 03. To The End Of The World
  • 04. Alestorm
  • 05. Bar und Imbiss
  • 06. Fucked With An Anchor
  • 07. Pegleg Potion
  • 08. Man The Pumps
  • 09. Rage Of The Pentahook
  • 10. Treasure Island

Ha pasado un período de tiempo bastante largo desde que los escoceses Alestorm nos deleitaran con ‘Sunset Of The Golden Age’, álbum publicado en 2014. Cuando ya casi estábamos mordiéndonos las uñas de impaciencia por un nuevo trabajo de la banda, la espera llegó a su fin. Desde el viernes 26 de mayo, ya podemos disfrutar de ‘No Grave But The Sea’, lo nuevo de los piratas más cañeros. Un LP bajo el sello discográfico de Napalm Records, con 10 temas que te transportarán a territorios que ya conocerás si sigues a la banda, al mismo tiempo que te hará viajar por mareas inexploradas. Hoy analizamos lo nuevo de Christopher Bowes (voz), Peter Alcorn (batería), Elliot Vernon (teclados), Máté Bordor (guitarra) y Gareth Murdock (bajo).

El viaje por la mar comienza con el tema que da nombre al álbum, “No Grave But The Sea”. Con un cañero opening de batería a manos de Peter, riffs pesados y un ritmo animado, la banda pirata nos anima a conquistar los siete mares. Base cañera y características líneas melódicas de teclados, violines y acordeones: se trata de un tema con un corte al que ya nos tenían acostumbrados desde sus primeros trabajos.

Un opening más propio de un videojuego que de un tema convencional nos lleva de viaje a “Mexico”, el siguiente tema. No obstante, no es la primera vez que los piratas siguen este modus operandi. Recordemos por ejemplo la apertura de “1741, The Battle of Cartagena”, grandioso tema de ‘Sunset Of The Golden Age’. En esta oda a la región mexicana, Alestorm sacan su lado más travieso y cañero, tal y como nos tienen acostumbrados. Incorporan además una clásica subida de tono que encontraremos en otros temas. “¡Tequila, tacos y margaritas gratis!”, grita Christopher. Parece que ni a tiros se les quitan las ganas de fiesta.

El siguiente tema, “To The End Of The World”, incluye bastantes reminiscencias a anteriores trabajos, como ‘Black Sails At Midnight’, considerado a gusto personal uno de los mejores álbumes de la banda. Es un tema poderoso y potente, diría que con aire épico y “apocalíptico” si se entiende la palabra en este contexto. Combina la estructura clásica estrofa + estribillo con pasajes instrumentales y vocales con cambios de ritmo que le otorgan un colorido único.  Destacable la voz desgarrada de Christopher en medio de estos pasajes, en una tesitura bastante más aguda de la que suele cantar. Del mismo modo, son reseñables tanto el solo de guitarra como los pasajes de acordeón y flauta que armonizan a la perfección. Todo ello sin perder la esencia pirata que tanto les caracteriza. Sin duda, una de las canciones más completas de todo el álbum.

Vamos ahora con la canción que da nombre a la banda: “Alestorm”. Como no podía ser de otra manera, recoge toda la esencia del grupo y la presenta en forma de himno. Fue el single presentación del LP, por lo que ya nos había dado tiempo a familiarizarnos con él. Un riff pegadizo, una voz gutural y desgarrada, un ritmo cañero y un excelente trabajo de la base armónica son algunas de las señas de identidad de este tema, que se mantiene muy arriba en sus cuatro minutos de duración. “Ron, cerveza, misiones e hidromiel: estas son las cosas que un pirata necesita”. Casi nada.

“Bar und Imbiss” comienza únicamente con voz y cuerdas, pero de inmediato toma cuerpo con el resto de la banda. Es un tema con cambios de ritmo entre pasajes, lo cual hace que sea bastante dinámico. Máté tiene aquí la oportunidad de lucirse con solos de guitarra muy acertados. “Seremos por siempre piratas hasta el día que muramos”, rezan las líricas. Toda una declaración de intenciones.

Cambiamos de tercio con “Fucked With An Anchor”. Un tema divertido y vacilón que parece hasta infantil en una primera escucha. Sin embargo, a juzgar por la letra, que dejamos que traduzcas por tu cuenta, podemos confirmar al 100% que está muy lejos de ser una canción para niños. Aunque sea un tema muy diferente al estilo por el que los conocemos, y quizá algo difícil de encajar con Alestorm en una primera pasada, se nota que siguen siendo ellos, no hay duda. En especial por la potencia que muestran al término. Promete ser toda una fiesta en los directos.

Llegamos ahora a “Pegleg Potion”, una canción con un ritmo muy acelerado y potente que muestra el gran talento de Peter a las baquetas. Elliot tampoco se queda atrás en este tema, ya que hay muy buenos arreglos y solos de teclado. Tanto a nivel vocal como melódico, armónico y rítmico, el tema mantiene una fuerza bruta constante. A nivel de líricas, siguen notándose sus características ganas de beberse hasta el agua de los floreros. Siempre en su línea.

“Man The Pumps” es quizá el tema con más corte pirata de todo el disco. Retoma el sonido que caracteriza la discografía de la banda, sin que resulte repetitivo. Unos buenos solos de teclado y de guitarra ornamentan muy bien el tema. Al igual que la anterior canción, mantiene una potencia constante. A continuación llega “Rage Of The Pentahook”. Comienza con una pegadiza melodía que da paso a un tema potente y acelerado a nivel rítmico. Sigue la línea de los anteriores temas del álbum.

Tocamos ya el final del LP, pero antes queda “Treasure Island”, uno de los temas más poderosos de este ‘No Grave But The Sea’. Es además la canción más larga, lo que le da bastante margen a incluir pasajes variados.  Comienza muy acelerado y con un arreglo brutal de teclado, para continuar algo más lento. Esto ya nos deja ver que se trata de un tema muy dinámico, lo que se nota también en sus cambios de tonalidad. En líneas generales, se trata de una canción muy cañera, con gran presencia de guitarras y teclados, en especial en fragmentos puramente instrumentales. Continúan los cánticos “de taberna”, ya repetidos en anteriores temas. Tras una cadencia triunfal, el final del tema nos transporta a la orilla de un mar en calma, ambientado únicamente por una relajante guitarra acústica, que nos indica que el viaje ha llegado a su fin. Sin duda, un broche exquisito.

Al contrario de lo que quizá pudimos creer en un principio, nos alegra haber comprobado que Alestorm siguen en la cresta de la ola. Más aún nos alegra saber que el próximo agosto tendremos la ocasión de disfrutarlos en directo desde el festival Leyendas del Rock de Villena (Alicante). ¡Esperamos que nos queden piratas para rato!

 

  • Christopher Bowes: voz
  • Máté Bodor: guitarra
  • Gareth Murdock: bajo
  • Elliot Vernon: teclados
  • Peter Alcorn: batería
  • Deja tus comentarios

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *
    *