Skip to content

Crítica de ‘Rompiendo el silencio’, nuevo disco de Argos

Hace 11 meses 0

Lista de canciones

  • Letargo
  • Mucho mejor
  • Hogar
  • Basta ya
  • Por ti
  • Mundo
  • No volverás
  • Dile que
  • El pacto
  • Nadie
  • Estarás ahí

En el año 2004, se formaba en Madrid la banda Argos, un grupo que se sitúa a caballo entre el hard rock y el heavy metal clásico. Trece años más tarde, tienen en la calle su tercer LP de estudio, bajo el nombre de ‘Rompiendo el silencio’, disponible a partir del 25 de octubre. Formados por Javier Arias a la voz y a la guitarra, David Santamaría a la guitarra, Daniel Hidalgo al bajo y Marcos Minaya a la batería, Argos traen un disco grabado en los estudios Tres Notas y New Life Estudios, y masterizado por David Martínez, que pasaremos a analizar a continuación.

‘Rompiendo el silencio’ abre con un tema llamado “Letargo”. Es curioso, porque a nivel instrumental puede recordar al inicio a una banda que posee un disco con este nombre, y no es otra que Sôber. Sin embargo, con la entrada de Javier Arias a la voz se establece una clara diferencia. Su voz es algo más aguda y desgarrada que la de Carlos Escobedo, más oscura y grave. Se trata de una apertura cañera, que alterna varios ritmos, con fuerza en los coros, y que integra un solo de guitarra bastante bien ejecutado, a manos de David Santamaría.

“Mucho mejor” es el segundo tema, que ya de entrada golpea con un ritmo más acelerado que el anterior, y una voz más desgarrada aún si cabe. Este segundo corte parece querer seguir una línea continuista con respecto al primero. El grupo combina de forma elocuente y comedida las voces guturales y melódicas. Además, en este tema se inserta un pequeño fragmento rapeado, que le otorga una mayor fuerza.

El siguiente tema se llama “Hogar”, e inicia con un pequeño pasaje de teclados strings, a manos de Javier Rancaño (encargado de los arreglos de teclado del disco), para dar paso de inmediato al cuerpo de la banda. Al igual que los anteriores, posee un ritmo acelerado, además de una melodía vocal armonizada en estrofas y estribillos. Se trata de un tema algo desgarrador por su letra. “Vidas separadas y momentos que no volverán. Lejos de mi tierra, destrozado y sin hogar”, canta el vocalista. En el fragmento instrumental se perciben elaborados pasajes de bajo a manos de Daniel Hidalgo, además de ciertos arreglos de programación.

Un distorsionado riff de guitarra abre paso a “Basta ya”. Argos se adentran aquí en una línea algo más reivindicativa, con una letra que podría entenderse como denuncia social, y con un sonido que bien puede parecerse al de otras bandas del panorama heavy metal nacional, como podrían ser Zenobia. La banda mantiene el estilo que ha desarrollado en los anteriores temas del disco.

“Por ti” arranca con una melodía de piano, con la que parece que inician una balada. Sin embargo, acto seguido, entra la banda con fuerza, desechando la opción de un tema lento. Se trata de un medio tiempo en el que la banda se recoge un poco en cuanto a lo que potencia se refiere para adoptar un tinte más romántico”. A mitad de tema, el ritmo se acelera, para volver al tempo original en el último estribillo, lo cual contribuye a hacer una canción más dinámica.

La siguiente canción se llama “Mi mundo”. Comienza con la banda desplegando fuerza, para pasar a una estrofa suave, con voz casi susurrada, que adquiere cuerpo en su camino hacia el estribillo. Hasta ahora, parece ser el tema más rico en contrastes en cuanto a ritmos, dinámica, arreglos corales, etc. Destaca aquí sobre todo el fragmento posterior a la segunda estrofa, con la que la banda cambia por completo de tercio, integrando un pasaje casi de balada, seguido de lo que parece ser el clímax del tema. A continuación, un fragmento de solo de guitarra que tampoco tiene desperdicio alguno.

Llegamos ahora a “No volverás”, una canción que empieza únicamente con guitarra, a la que se van sumando lentamente el resto de instrumentos, para desembocar en una base potente. Es un tema que sigue la estructura y el estilo de los anteriores, si bien incorpora a su término algunos aires que pueden recordar al techno.

Argos cambian ahora de tercio con “Dile que”, un tema que comienza con fuerza, pero pasa a dulcificarse en sus estrofas, tanto instrumental como vocalmente. Sin embargo, de camino al estribillo, vuelven a recuperar la fuerza del inicio, aunque se mantienen en una tesitura más suave. Unos arreglos de teclado contribuyen a hacer el tema más interesante. Además, este tema también es uno de los que más pie da al lucimiento de David Santamaría a la guitarra, que sorprende con un solo en el último estribillo.

Con “El pacto”, tema que comparte nombre con otro de Zenobia, la banda madrileña recupera la onda del resto de temas. No obstante, se percibe un cierto aire más cañero, urbano y hardrockero, a diferencia de otras canciones, más cercanas al heavy metal clásico.

El ritmo se acelera con “Nadie”, penúltimo tema del disco. Nos encontramos aquí ante el que puede ser el tema más cañero del LP, comienza en modo mayor y con arreglos de teclado que da un toque diferente al estilo.  Vuelve a aflorar la voz desgarrada y gutural. Sin embargo, el punto más destacable aquí es la batería, a manos de Marcos Minaya, que explora varios ritmos destacando sin duda el inicial, completamente acelerado. Unos gritos que exclaman “¡Nadie!” hacen que el tema tenga más fuerza y caña.

Tocamos ya el fin con “Estarás ahí”, que comienza con un aire muy electrónico. Incorpora además algunos arreglos de piano en las estrofas. Argos hacen una modulación al término para poner punto y final al disco.

Tocamos ya el fin con “Estarás ahí”, que comienza con un aire muy electrónico. Es un tema cargado de fuerza, que parece ser una especie de dedicatoria a los suyos. De alguna forma, evoca un sentimiento especial. “Todo cambiará después de la próxima noche, y tú estarás ahí para verlo”, dice la letra. Argos hacen una modulación al término para poner punto y final al disco.

Con este último tema hemos llegado al final del disco. A grandes rasgos, “Rompiendo el silencio” es un disco correcto, bien compuesto y producido, si bien puede echarse de menos algo de variedad en cuanto a los temas. No obstante, damos la enhorabuena al grupo y a todos los que han participado en este proyecto porque han hecho un buen trabajo del que pueden estar orgullosos.

Formación

  • Voz y guitarra: Javier Arias
  • Guitarra: David Santamaría
  • Bajo: Daniel Hidalgo
  • Batería: Marcos Minaya

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*